«Aluniceros» a la fuga

Dos delincuentes cometen dos robos con pocos minutos de diferencia y huyen por la A-42 hasta ser detenidos

MADRID Actualizado:

La carretera de Toledo (A-42) fue el escenario de una intensa persecución que se prolongó por espacio de unos quince minutos a lo largo de 18 kilómetros. Los buscados eran dos delincuentes que acababan de perpetrar dos robos en dos municipios cercanos de la provincia con muy pocos minutos de diferencia.

La historia, que se desarrolló por espacio de media hora, comenzó el jueves en la localidad toledana de Numancia de la Sagra, situada en la autovía de Toledo. Allí, los dos «aluniceros», aprovechando la hora de comer y la época vacacional en la que desciende la actividad y cierran muchos negocios, se dirigieron a uno de los dos polígonos industriales del pueblo para robar en una empresa de la zona. Eran las tres de la tarde.

Eligieron para ello el método del alunizaje, consistente en estampar un vehículo de gran cilindrada contra la entrada o escaparate del local, con el fin de poder acceder a su interior. Una vez logrado su objetivo, y tras apoderarse a toda prisa de los objetos de su interés, abandonaron el lugar a toda velocidad.

Sin embargo, lejos de dar por finalizada la actividad delictiva de la jornada, se dirigieron instantes después por la misma carretera — sentido Madrid—, hasta la localidad de Illescas. Ahí fueron hasta el centro del casco urbano y eligieron un establecimiento de lunas para vehículos, en donde emplearon el mismo procedimiento del alunizaje para, al parecer, sustraer dinero en efectivo. A continuación, prosiguieron su particular viaje rumbo a Madrid en el mismo turismo.

A la caza de los prófugos

Sin embargo, la Guardia Civil, que ya había sido alertada del primer robo en Numancia de la Sagra, dio la voz de alerta. De ahí que los agentes procedieran a cerrar todos los accesos a Madrid por el norte, limitando las posibilidades de huida de estos individuos.

Cuando estaban controlando dichas vías, el Instituto Armado de Illescas tuvo conocimiento del asalto en su

municipio. El dispositivo emprendido para capturar a los «aluniceros» dio sus frutos poco después, cuando los agentes localizaban un vehículo sospechoso que podría corresponder al buscado.

Procedieron a darle el alto pero el turismo se dio a la fuga, haciendo caso omiso de las indicaciones. A la persecución se habían sumado ya numerosas patrullas del Instituto Armado y de Seguridad Ciudadana con el fin de no perder la pista de los prófugos.

Finalmente, fue en la localidad madrileña de Torrejón de la Calzada en donde los delincuentes, viéndose acorralados, abandonan el vehículo para emprender la huida a pie. No obstante, su carrera acabó pronto y fueron detenidos.

El coche, robado

Una vez inspeccionado el turismo se comprobó que había sido robado esa misma mañana en el distrito madrileño de Arganzuela, sumando así un tercer delito. Los detenidos, D.P.F. de 27 años y D. J.M. de 32 años, han sido puestos a disposición judicial como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza en las cosas, robo de vehículo y contra la seguridad del tráfico por conducción temeraria.

Con estas detenciones finaliza la operación desarrollada por la Guardia Civil sobre los robos que se estaban produciendo en naves industriales de la zona de Illescas el pasado mes de julio y en lo que llevamos de mes. Los robos se perpetraban en establecimientos de hostelería, bares, restaurantes y naves industriales mediante el procedimiento del alunizaje. A través del mismo, accedían al interior de los establecimientos y sustraían las máquinas registradoras y otros objetos.