Un túnel... a «pico y pala»

La línea 9 llegará a Costa Brava a finales de 2013; el túnel se perfora a mano por su trazado tan curvo

MADRID Actualizado:

Esperanza Aguirre visitó ayer su túnel favorito. Una obra en la que no ha podido entrar la tuneladora y que se está ejecutando a «pico y pala», como le gusta a la presidenta de la Comunidad de Madrid. No fueron pocos los que ayer se lo recordaron mientras recorrió los, apenas, cien metros de obra que de momento son visitables. Su presencia para comprobar los trabajos de ampliación de la línea 9 de Metro —hasta Costa Brava— contó con una inusitada presencia de público y personalidades.

Todos esperaban que despejara las dos incógnitas que sobrevuelan ahora por los dominios del Gobierno madrileño: el nombre del nuevo consejero de Infraestructuras y Transportes —tras la marcha de Antonio Beteta al Ministerio de Hacienda— y la cuantía y fecha de la rebaja del IRPF en su tramo autonómico que insinuó a principios de esta semana. Pero quienes fueron con ganas de novedades, regresaron con un canto en los dientes. Aguirre no quiso avanzar nada. «Cuando haya algo decidido, ustedes (la prensa) serán los primeros en conocerlo... como siempre».

El túnel de Metro comunicará la estación de Mirasierra, puesta en servicio el pasado mes de marzo, con la futura estación que se ubicará en la calle Costa Brava y que se convertirá en cabecera de la línea 9. Está previsto que sea a finales del próximo año cuando concluyan los trabajos y el suburbano llegue a Costa Brava. La presidenta recordó que estas obras son «la mejor prueba de que con unos presupuestos equilibrados, nuestra región va a seguir mejorando y va a ser aún más competitiva». En este sentido, incidió en que está firmemente convencida de que en estos tiempos de grave crisis económica es posible ahorrar y seguir haciendo todo lo que es importante para los ciudadanos. «Es decir —aseguró— inversiones eficientes y productivas, que dan un servicio necesario y favorecen el crecimiento económico».

La prolongación de la línea 9 presenta la dificultad de construir un túnel de 1,4 kilómetros sin tuneladora, sino mediante el método conocido como belga o «Método tradicional de Madrid», que consiste en la excavación «a pico y pala» del túnel. Es —sin duda— el sistema favorito de Aguirre, que no duda en usar esta expresión siempre que puede para reclamar más trabajo a su equipo.

Como en la línea 2

El «pico y pala» ya se utilizó en el primer tramo de este proyecto de la línea 9 y en la prolongación de la línea 2 de Metro de Madrid desde Ventas a La Elipa, finalizada en 2007. Actualmente, desde que se extendió el uso de las tuneladoras, es poco frecuente que se recurra a este método, debido a que, si bien es un procedimiento muy seguro, es más lento. No obstante, se sigue utilizando en aquellos proyectos en los que las características del terreno o la longitud del túnel lo convierten en el más adecuado.

Además, se ha empezado a construir la estación de Costa Brava, que permitirá conectar con las líneas C3, C7 y C8 de la futura estación de Cercanías que el Ministerio de Fomento prevé construir en la zona. «Vamos a darle un poco de tiempo a la nueva ministra para reclamarle la construcción de esta obra», recordó Aguirre.