La «Pamplona chica» más veloz

El tercer encierro de «Sanse» congregó a 14.000 personas y se saldó con siete heridos

MARÍA CASCALES
Actualizado:

SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES

Catorce mil personas, se dice pronto. Pero esta es una cifra muy considerable sobre todo si nos referimos al número de espectadores de un encierro en San Sebastián de los Reyes. Por poner un ejemplo, esa misma cantidad de individuos completaría el aforo de la mismísima Real Maestranza de Caballería de Sevilla o la Caja Mágica madrileña.

En las fiestas patronales el domingo es un día muy intenso. Es la jornada de descanso —para la mayoría— y en el caso del municipio sansero, una oportunidad ideal para pegarse el madrugón y asistir al tercer encierro.

La ganadería de Victoriano del Río, una veterana en las fiestas de «Sanse» y una divisa predilecta por las grandes figuras del toreo, protagonizó ayer la carrera más veloz —por ahora—, sin causar grandes incidentes. El único momento de tensión se produjo al doblar los toros la Curva Real, donde varios mozos se agolparon y cayeron al suelo en segundos de angustias y caos.

En días de tanta participación los toros suelen salir varios segundos más tarde de que suene el chupinazo.Esta no es más que una medida de seguridad para que los que tengan como único interés escaquearse de pagar la entrada a la plaza no interrumpan la labor de los que realmente quieren participar del espectáculo del toro en la calle.

Sin embargo, hubo algo que restó emoción al encierro: los cabestros taparon a lo largo del circuito a los seis toros, lo que no permitió prácticamente coger astas a los mozos. Dos de los mansos, fuertes y resabiados, rompieron la manada dejando grandes huecos entre las reses. A pesar de los contratiempos, pudieron verse bonitas carreras de corta duración.

El toro más lento

Al llegar a la plaza, uno de los toros retrasó medio minuto el final, al dar varias vueltas completas al ruedo, hasta que un pastor consiguió devolverlo a los corrales.

El parte de incidencias se redujo a siete contusionados leves que recibieron el alta médica inmediatamente después de ser atendidos por los agentes de Protección Civil.

La fiesta continuó por la tarde con una interesante corrida y la plaza prácticamente llena. El domingo también es buen día para ir a los toros y más si a un hierro de prestigio como el de Victoriano del Río se une un sabroso cartel con El Juli, Sebastián Castella y Finito de Córdoba.

Hoy, el cuarto encierro de las fiestas del Santísimo Cristo de los Remedios y el tradicional concurso de recortadores.