Pactos a la desesperada
Pedro Castro recibió ayer a Tomás Gómez en Getafe - ERNESTO AGUDO

Pactos a la desesperada

Una decena de grandes municipios no sabe todavía quién será su alcalde a partir de hoy

MIGUEL OLIVER
MADRID Actualizado:

Han tenido veinte días para llegar a acuerdos, pero no lo han conseguido. Insomnio, taquicardias... estos deben ser los síntomas de los candidatos de una decena de grandes municipios de la región que hoy acudirán a la constitución de sus corporaciones sin saber si saldrán de ellas como alcalde o como líder de la oposición. Por eso hasta última hora de ayer los móviles y los faxes echaban humo en muchas sedes.

En Coslada, por ejemplo, la tensión se corta con un cuchillo desde que el jueves IU anunciara su ruptura con el PSOE, lo que entrega la Alcaldía al PP. Los populares la daban por perdida, pero el gesto de IU y la decisión de UPyD de apoyar la lista más votada puede devolverles al Gobierno cuatro años después.

Quien lo tiene más negro, por no decir imposible, es Pedro Castro. Tras 28 años como regidor de Getafe, el socialista entregará hoy la vara de alcalde al popular Juan Soler. El apoyo de UPyD le permitirá gobernar los próximos cuatro años. Pero el histórico alcalde está quemando todas las naves para aferrarse al cargo. Su último golpe de efecto fue montar ayer un acto conjunto con Tomás Gómez para tirar de demagogia y denunciar una presunta trama de corrupción urbanística entre los populares, la formación de Rosa Díez y «empresarios del ladrillo», en la que implicaron hasta a la propia Esperanza Aguirre.

El estado de nervios atenaza a otras localidades como Brunete, Campo Real, Griñón y Paracuellos, donde la Alcaldía sigue en el aire. En Ciempozuelos, Galapagar, Velilla de San Antonio o Villaviciosa parece que el PP gobernará en minoría.