Una Nochevieja de luces y sombras
EL RELOJ DE LA PUERTA DEL SOL, A PUNTO. Los profesionales de la relojería Losada, Jesús López-Terradas (arriba) y los hermanos Pedro y Santiago Ortiz realizan dos ensayos clave antes de las campanadas del día 1 - efe

Una Nochevieja de luces y sombras

Este año habrá 4.000 fiestas. Mientras, muchos buscan menú entre los desechos de Mercamadrid

MADRID Actualizado:

Abren los comercios de la región

Los madrileños ultiman sus compras a precios desorbitados a pocas horas de recibir el nuevo año en los supermercados. «¿A dos euros el kilo de uva?», se extrañan algunos. Las tiendas de barrio se desbordan con aquellos que apuran la jugada. Los comercios asiáticos hacen su agosto con los adornos folclóricos. Poca lencería roja queda en los establecimientos. Los últimos vestidos de fiesta se descuelgan de los percheros. Los más jóvenes adquieren a través de internet las entradas de su cotillón. Casi todo está listo para la tradicional ocasión.

Reloj de la Puerta del Sol

Los profesionales de la relojería Losada, Jesús López-Terradas y los hermanos Pedro y Santiago Ortiz realizan la última prueba de sonido y precisión del reloj que marcará el paso al 2012 a 46 millones de españoles. Ayer, a medianoche, se realizó otro ensayo. Losada lleva 15 años cuidando este emblema de Madrid. «Es difícil que falle algo. Todas las semanas lo revisamos», explica López-Terradas. A las diez de la noche, estos expertos permanecerán en la cúpula de la Real Casa de Correos para dar las campanadas.

Turrón en el aire

Por exigencias del guión, algunos cambiarán el calendario en el aire. La T4 de Iberia operará una veintena de vuelos procedentes y con destino a Suramérica y Centroamérica cuando suenen las campanadas. Despegará por ejemplo a las 00.10 horas dos aviones desde Madrid, uno a Johannesburgo y otro a Santiago de Chile. No tomarán las uvas en el aire ni en la puerta de embarque, pero recibirán turrones y algún obsequio.

Más cenas en casa que afuera

Según un estudio realizado por el portal de reservas «Eltenedor.es», los restaurantes de Madrid están al 43,79% de su capacidad frente al 45% de 2010. Según este «site», cada comensal gastará entre 25 y 50 euros en la cena, al igual que el año pasado.

Comienza la fiesta deNochevieja

Este año hay más juerga que en 2010. La Comunidad celebrará 4.000 fiestas —según la Asociación de Empresarios de Ocio Nocturno— y 9 macrofiestas (Paracuellos del Jarama, Buitrago, Arroyomolinos, Navalcarnero, El Álamo, Serranillos del Valle, Torrelaguna, Moraleja de Enmedio y Madrid), una más que el año anterior. Se permite la ampliación de horario de 337 locales, un 20% más. Los precios de los cotillones oscilan entre los 25 y los 75 euros. La más multitudinaria será la que se lleve a cabo en el Palacio de los Deportes, donde unas 15.000 personas podrán disfrutar de música en directo.

Apostando por el Año Nuevo

Cada año hay más gente que se declina por celebrar el día 1 con una fiesta diurna. Muchos empalman con la nocturna y otros madrugan para bailar en maratones de música de 16 horas, como la fiesta más veterana de este tipo que existe en la capital: Space of Sound, que este año se desarrolla en La Caja Mágica. Le suceden La Goa de la Fabrik y, la más joven, la Day One del Palacio de Vistalegre.

Menú desesperado en Mercamadrid

Apenas ha salido el sol y los madrileños más desfavorecidos se acercan a la mayor plataforma de distribución alimentaria mundial para hacer acopio de productos desechados en contenedores y tirados por el suelo. Esta estampa se refleja a diario en este lugar, pero en esta ocasión, esos productos servirán de menú para la última noche del año. Alimentos con aspecto poco saludable, pero gratuitos, se amontonan en bolsas y carros de la compra de particulares que dejan su polígono de subsistencia en autobús o en su propio vehículo