La mujer que reformó la M-30

Perfil

Actualizado:

Pilar Martínez

Directora gral. de Arquitectura

Si hubiera que definir a Pilar Martínez con una palabra, esa sería tenaz. No hay quien la pare cuando persigue algo. Que se lo digan a los técnicos municipales, y a los responsables de las empresas que coordinaban las obras de soterramiento de la M-30, a los que no dejó descansar durante los tres años que duró el milagro de hacer desaparecer de la superficie seis kilómetros de una autovía por la que circulaban 200.000 vehículos al día.

Entregada sin medida a cada tarea, Pilar Martínez ha cumplido casi a rajatabla la regla de los ocho años, cambiando de puesto en este periodo, y saltando de una administración a otra: concejal en 1983, alcaldesa de Villaviciosa en 1991, diputada regional en 2003, consejera de Servicios Sociales luego, y por último concejal madrileña de Economía y de Urbanismo. Ahora, le ha llegado el momento de dar un nuevo salto: esta vez a la Administración Central, como directora general de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento. Una muesca más.