Investigan otro intento de rapto
Vista del pozo donde fueron encontrados los dos niños - EFE

Investigan otro intento de rapto

Habrían atacado a un niño el mismo día y en la misma zona que a los «hermanos del pozo»

MADRID Actualizado:

La desaparición y posterior hallazgo, casi 48 horas después, de dos hermanos de Torrelaguna y de 8 y 10 años en un pozo de Algete, a 10 metros de profundidad, sigue levantado polvareda. A raíz de conocerse la noticia, los padres de otro menor, éste de Talamanca del Jarama (pueblo ubicado a 10 kilómetros de Torrelaguna), dieron a conocer a la Guardia Civil que su hijo también había sufrido un intento de secuestro el mismo domingo. Agentes del Equipo de la Mujer y el Menor (Emume) se trasladaron al colegio donde estudia el niño ayer por la mañana, para recabar pistas sobre la autenticidad del testimonio.

Aun así, no se ha interpuesto la pertinente denuncia por parte de los responsables legales del menor; aunque fuentes del caso indicaron que van a seguir investigándolo, hasta descartar completamente todos los extremos o corroborar si tiene alguna relación con el asunto de los dos «hermanos del pozo».

Mientras, personas cercanas a Florin y Andrea, los «niños del pozo, manifestaron ayer que las criaturas describieron a su presunto captor como un varón de mediana edad, unos 40 años, calvo y vecino del pueblo, y que les llevó en un coche verde. Otras fuentes apuntaban a un hombre de rasgos árabes. ABC habló con María, la madre de los críos, y negó que hubiesen dicho nada al respecto. «Mis hijos lo que necesitan ahora es descansar», explicó la mujer en el Hospital de La Paz. Fuentes policiales indicaron que en apariencia no se trata más que de otros testimonios que redundan en la rumorología, muy frecuente en estos casos; aunque, eso sí, los investigarán. La Guardia Civil pide mucha prudencia y recuerda que hay secreto de sumario. La propia delegada del Gobierno, Dolores Carrión, apuntaba ayer a «un agresor» como sospechoso.

Los agentes continuaron ayer por la mañana con la inspección ocular del lugar donde hallaron a Florin y Adriana. Recogieron restos para ser analizados, como tablones de una vieja puerta.

En el Hospital de La Paz, los hermanitos rescatados evolucionan de sus heridas leves. La madre explicaba así su estado: «Mis hijos se encuentran bien, aunque estaban deshidratados. Nadie les dio de beber ni de comer durante los casi dos días que han estado desaparecidos. Lo han pasado muy mal».