Los grandes cárteles «emigran» por la crisis

Los grandes cárteles «emigran» por la crisis

M. J. ÁLVAREZ/C. HIDALGO
MADRID Actualizado:

La crisis pasa factura a todos, también a los narcotraficantes. Fuentes expertas en la lucha contra la droga explicaron a ABC que en los últimos tiempos los grandes cárteles, especialmente los colombianos, están dejando de lado a nuestro país. Les interesan otros mercados, más allá de que España siga siendo el primer consumidor de cocaína del mundo.

El menor nivel adquisitivo de los compradores está provocando una merma en las cantidades que se compran, y, por lo tanto, en el suministro. Se dan circunstancia que, en un principio, son antitéticas: el número de toxicómanos ha crecido, pero la venta ha bajado. Además, el crimen organizado de esta índole también ha decrecido en nuestra región.

No sólo las grandes organizaciones internacionales están sufriendo esta singular crisis. También los escalafones intermedios, como los clanes que venden en el principal supermercado de la droga: la Cañada Real. Los duros golpes policiales a familias como «Los Gordos», «Los Emilios», «Los Brunos» o la «banda del Sordo» y la del «Bigotes» no han hecho más que perjudicar la ya de por sí situación mejorable de estos grupos. «Ahora vendemos mucho menos, y es por la crisis», han llegado a reconocer algunos de ellos ante la Policía cuando han sido arrestados.

Los especialistas policiales sobre drogas explican que, a raíz del «boom del ladrillo», muchos jóvenes que trabajaban en la construcción y ganaban altos sueldos comenzaron a consumir cocaína, y son los mismos que ahora están enganchados pero gastan menos que antes al haberse quedado sin trabajo.