«Gómez no debería tener quejas de su antiguo colegio privado»
Vicente Martín - abc

«Gómez no debería tener quejas de su antiguo colegio privado»

El director del San Miguel asegura a ABC que se pagaban 480 pesetas al mes

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Tomás Gómez «maquilló» su educación en el debate electoral del domingo. Lo hizo al ratificar que su formación había sido «fruto de la enseñanza pública» para criticar el modelo de pago en la docencia y atacar a su mayor rival: Esperanza Aguirre. Se vanaglorió públicamente, pero «olvidó» que hasta los 14 años estudió en un colegio privado, concretamente en el extinto centro escolar San Miguel de Parla. Así lo confirmó ayer a ABC Vicente Martín, dueño de esta escuela desde sus orígenes hasta su desaparición; el mismo que ratificó que su centro era de pago.

«Tanto a él como a José María Fraile (actual alcalde de Parla) les di clase de Lengua de quinto a octavo de E.G.B). Fue a principios de los 80», aseguraba Martín en un bar de Torrejón de la Calzada, localidad donde reside. El titular de la subvención, la matriz, era el colegio Unicen de Parla, pero había un conglomerado de centros que pertenecían al mismo e impartían clases de diferente grado. El San Miguel daba de quinto a octavo. En el momento en que el líder de los socialistas abandonó el colegio fue cuando ingresó en el único instituto público de Parla que había en esos momentos. De ahí dio el salto a la Universidad Complutense de Madrid.

El San Miguel solo contaba con cuatro aulas. Todo aquel que acudía a las mismas, ubicadas en los bajos de un edificio de la calle San Roque, 84, abonaban mensualmente 480 pesetas. Vicente Martín se extrañaba de que su ex pulilo reniegue de su pasado. De hecho, no cree que Gómez realmente defienda una enseñanza exclusivamente pública. A su modo de ver, lo hace porque «va en los principios del partido. Es imperativo. De nosotros al menos no debería tener queja», expresaba ayer mientras de frente le observaba el Gómez impreso en una banderola electoral.

Aguirre censura la mentira

La presidenta regional, Aguirre, criticó el descubrimiento llevado a cabo gracias a que José María Fraile, quien fuera segundo teniente de alcalde cuando Gómez era regidor de Parla, lo cuenta en la biografía de su página web: «Estudió en el desaparecido colegio San Miguel, en el que compartió pupitre con su amigo Tomás Gómez». «Eso no tiene nada de malo, lo que tiene de malo es mentir, que es lo que hace exactamente Tomás Gómez y el PSM», censuró Esperanza Aguirre. «Fueron los únicos alumnos que me hicieron llorar en la despedida dándonos placas a otro compañero y a mí», recordaba con la mirada perdida Martín. Para Gómez y Fraile, que siempre se sentaban juntos, este hombre, dedicado a la enseñanza durante 43 años, solo guarda buenas palabras:

«Alumnos ejemplares»

«Eran ejemplares. Siempre sacaban sobresaliente en todo. Tenía que tener cuidado porque alguna vez sacaba algo de cosecha propia y lo ponían en el examen, tanto uno como otro».

El aspirante a hacerse con el mando de la Presidencia de la región y el candidato a la reelección de la Alcaldía de Parla «eran muy normales. Se llevaban bien con todo el mundo». Aunque ninguno mostraba interés en aquella época por encaminarse hacia la carrera política, Gómez ya mostraba ademanes de líder. «Siempre estaba preguntando. La gente le seguía. Fraile era más calladito», rememoraba el que fuera dueño del San Miguel.

Vicente Martín mostraba su ilusión porque Gómez se convierta en presidente de la región, pero no opinaba sobre el modo con el que pretende hacer política su ex alumno: «Inteligente es, pero como político no le he seguido los pasos. De todos modos, si se atiende a lo que sale en las encuestas, va a ser difícil. Él tiene capacidad para hacer las cosas bien».

Ya han pasado treinta años desde que Gómez dejó su huella por este colegio privado, una alternativa por la que optaron sus padres, por mucho que él quiera negarlo.