«A ella sí se la tenían que comer todos los reptiles de la tierra»
El presunto sicario, Charles Michael Guarín Cercos (en la imagen de la izquierda, con barba), al salir del furgón de la Guardia Civil ayer en la Audiencia Provincial. Arriba, Antonio Salgado, padre de la víctima - de san bernardo

«A ella sí se la tenían que comer todos los reptiles de la tierra»

El padre de la víctima y los otros reos cargan contra la «viuda negra» de Ciempozuelos

MADRID Actualizado:

La declaración de María Dolores Martín Pozo, la abogada de Ciempozuelos acusada de ordenar la muerte de su ex marido para hacerse con la custodia de la hija de ambos, no cayó ayer en saco roto. El padre de la víctima, Antonio Salgado, no se mordió la lengua al ser interrogado por los medios de comunicación en la puerta de la Audiencia Provincial, donde se celebra estos días el juicio. Quiso responder a la frase de su ex nuera captada en una escucha telefónica, en la que la imputada afirmaba: «Pobrecito, está muerto. ¡Anda, y que se pudra bajo tierra y se lo coman las víboras!». Antonio Salgado, visiblemente afectado, espetó ayer: «A ella sí se la tenían que comer todos los reptiles de la tierra».

También le «dieron» sus compañeros de banquillo, el hombre al que le encargó que buscara a un sicario y el pistolero. El primero, Eloy Sánchez Barba, sólo confirmó ante el plenario que María Dolores le pidió que le dieran «un susto» a su ex, Miguel Ángel Salgado, aunque no le pidió que lo matara. La procesada, el día anterior, negó ese extremo: «Ni siquiera quería darle un susto», llegó a decir. «Insistía cada vez más en que la ayudara. Ahora me he dado cuenta de lo que pasaba», afirmó Eloy en la Audiencia. «Mi conocimiento era que sólo era un aviso», insistió. Y reconoció que la puso en contacto con el tercer reo, Charles Michael Guarín Cercos, informa Ep. «Le dije que había una persona que quería asustar a otra. Le dije que si le interesaba y le di su teléfono. Ella me dijo que había quedado con él en Gran Vía».

«No volverá a molestar»

El día del crimen, el 14 de marzo de 2007, Eloy negó que avisara a Charles cuando la víctima llegó a su domicilio: «Yo estaba lejos en el coche, con las ventanillas subidas, y no oí detonaciones. Desde mi teléfono, Michael llamó a Dolores y le dijo que había hablado con la persona y que estuviera tranquila porque no iba a volver a molestar». Sobre el pago al sicario, se oyó la conversación en la que ambos hombres hablan sobre las películas «Sin City» y «Sin miedo», que tratan sobre asesinatos por venganzas familiares.

En cuanto a Charles Michael, negó ayer que Eloy contactara con él, así como conocer personalmente a María Dolores. Eso sí, explicó que, según Eloy, la abogada se refería a su ex como «un pederasta». Coincidiendo con los días posteriores al crimen, voló hacia Colombia tras recibir una llamada importante de su padre, dijo. Necesitaba dinero y reclamó a Eloy una deuda de 20.000 euros.