Vista de una de las zonas afectados por el fuego - FOTOS: VICTOR LERENA

Devastación en 1.200 hectáreas

La Guardia Civil visiona las imágenes captadas por las cámaras de las gasolineras de toda la zona

madriD Actualizado:

La Comunidad de Madrid ya ha hecho una estimación sobre la superficie que ha sido arrasada por el incendio que se originó el pasado lunes, 27 de agosto, en la Sierra oeste: 1.200 hectáreas. Esta cifra se aproxima a la que determinó en un informe interno la Unidad Militar de Emergencias (1.000 hectáreas) y que avanzó ABC el miércoles. En lo que se refiere a superficie afectada, cuya cifra será mayor, según precisaron ayer desde el Puesto de Mando Afectado de Valdemaqueda, rondará las 1.500 hectáreas.

Estas evaluaciones serán revisadas sobre el terreno una vez que se dé por extinguido el fuego. La Consejería de Presidencia y Justicia especificó ayer que los datos fueron recabados el miércoles durante un vuelo de reconocimiento sobre las localidades a las que alcanzaron las llamas: Robledo de Chavela, Valdemaqueda y Santa María de la Alameda. Los incendios más recientes en la región en los que ardió una superficie quemada similar se remontan a 2004, en La Marañosa (San Martín de la Vega), donde se quemaron 1.100 hectáreas. En 1995, cerca de 1.000 hectáreas ardieron en Somosierra.

En busca del vehículo

En cuanto a la investigación, la Guardia Civil espera los resultados del laboratorio criminalístico sobre las numerosas muestras y objetos recopilados estos días en las cinco zonas delimitadas donde podrían encontrarse los orígenes de los tres focos iniciales.

Fuentes de la investigación apuntan que se están analizado las imágenes que han grabado las gasolineras de toda la zona para dar con el vehículo desde el que presuntamente se lanzaron los objetos hacia la carretera que une Robledo de Chavela con Valdemaqueda. Hay una estación de servicio cercana al lugar donde comenzó el incendio, en Robledo de Chavela, en la misma carretera M-537.

«Pronta» identificación

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, dijo ayer tras el primer Consejo de Gobierno celebrado después de las vacaciones de verano, que se identificará al o los responsables de este siniestro «relativamente pronto», ya que que las pistas sobre la autoría están «bastante avanzadas». Aguirre no quiso dar más datos para no perjudicar la investigación, pero apuntó que ha habido «muchos testigos que han visto muchas cosas». Por su parte, una portavoz de la Guardia Civil indicó que no hay novedades al respecto sobre la identificación del o los autores.

La presidenta regional volvió a hacer hincapié en el castigo hacia los pirómanos. «A diferencia de un robo, en el que el que lo comete está beneficiándose, cuando un pirómano quema un bosque no tiene un beneficio directo. Debe tener, además de la pena por su actividad criminal, un rechazo social de todos los ciudadanos», enfatizó.

El plan de reforestación volvió a salir a la palestra después de que Aguirre recordase ante los periodistas la magnitud del desastre medioambiental. Dicho plan de repoblación se dará a conocer cuando el incendio «esté totalmente apagado». «El monte -añadió- se recuperará, pero va a pasar un tiempo muy doloroso para todos».

El incendio sigue sin estar totalmente controlado. Tardará unos 20 días, según los profesionales del fuego, hasta que se dé por extinguido. Continúa en el nivel 1 de riesgo (de una escala de 0 a 3) del Plan contra Incendios Forestales de Madrid (Infoma). Ayer por la mañana abandonaron la zona los efectivos de la Unidad de Militar de Emergencias (UME) y de Castilla y León. Un total de 140 personas, entre medios de extinción de incendios y sanitarios, continuaron en la tarde de ayer y durante la noche trabajando en las zonas calientes para refrescarlas, informó Emergencias 112. El viento, que corrió más fuerte, era el elemento que más preocupaba. La vigilancia fue máxima.