AL DÍA

BALÓN DE ORO EN VALLECAS

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En América, los demócratas dibujan mapas con más mirillas de rifle que los republicanos, pero los republicanos son de derechas, y los demócratas, de izquierdas, con lo cual el marrón de Arizona, donde un perturbado pasado por Hitler y Mao disparó contra una demócrata, se lo come Sarah Palin, que para eso es republicana. ¡Sarah Palin... la Pasionaria, y Giffords... Calvo-Sotelo! Y lo que ocurre en América con la política ocurre en España con el fútbol, representado oficialmente por el Barcelona hasta en la gala del Balón de Oro, con Iniesta, Xavi y Messi ofrecidos como los mejores jugadores del mundo, y la verdad que se fastidie. El Barcelona de Guardiola será el mejor equipo del mundo por decreto mediático, pero en equipos pim y pom uno se queda con el Rayo de García Verdugo, con Alvarito/Iniesta, Felines/Xavi y Potele/Messi: antes de que entre en vigor la Ley Pajín por la que será delito decir en público que Paloma Cuevas es más guapa que Leire Pajín, digamos que Alvarito, Felines y Potele eran más guapos y más simpáticos que Iniesta, Xavi y Messi: no se sentían depositarios de un destino manifiesto y jugaban por una de gambas a la plancha, sin la ayuda de Villar y Platini, que son los verdaderos centrocampistas de lujo del barcelonismo andante. La única mosca en la soba boba del Régimen es el Madrid, y no hay modo de ver un partido de fútbol por TV con los comentaristas de La Sexta, que han conseguido recrear el ambiente de una taberna de «Alatriste» con jarro de vino y cortezas de cerdo, más Kiko Narváez comprometido en el reparto de guiños a la inteligencia, que es la que es. Ni con los del Canal Plus, que tienen a Cañizares, el rubio de Puertollano que pasó a la historia del madridismo por una eliminatoria contra el Odense de Dinamarca, y a Alcorta, el chico de Bilbao que pasó a la historia del madridismo por un magistral coletazo de vaca que le arreó Romario en Barcelona.