El asesino de Ivana, culpable

El asesino de Ivana, culpable

El jurado popular considera probado que asestó 82 puñaladas a la joven y no le aplica eximentes

MADRID Actualizado:

Un jurado popular ha declarado por unanimidad culpable de un delito de asesinato a Sergio González Moreno, de 37 años, al considerar acreditado que el 21 de enero de 2010 mató a su ex pareja Ivana Sanz Fanego de 32, de 82 puñaladas en su domicilio de la localidad madrileña Brunete, según ha podido saber ABC de fuentes jurídicas. Además, el veredicto no incluye ninguna eximente.

Tras dos días de deliberación, los nueve miembros del jurado reunidos en la Audiencia Provincial de Madrid emitieron anoche su veredicto de culpabilidad, con lo que el juicio queda visto para sentencia. El jurado ha apreciado que en el delito concurre la agravante de parentesco. En la última sesión del juicio, el fiscal elevó de veinte a 22 años y medio de prisión la pena solicitada por un delito de asesinato, con la agravante de parentesco.

Además, recalcó que el agresor se ensañó con la víctima, ya que le asestó una gran cantidad de puñaladas —82 en total, en todas partes del cuerpo, incluida la boca o la tráquea, para que no gritara—, la mayoría de compromiso vital. Además, considera que actuó de forma alevosa al no dejar a Ivana ninguna posibilidad de defenderse de su brutal ataque.

Quería romper con él

Según el fiscal, Ivana S.F., de 32 años, murió de 82 puñaladas días después de comunicar a su pareja su intención de romper la relación sentimental que mantenían, un hecho que éste no aceptó. La víctima estaba divorciada de una relación anterior, y tenía la custodia de los dos hijos, de 10 y 11 años, nacidos de ese matrimonio.

En el juicio, celebrado desde el pasado día 13, el fiscal sostuvo que cuando el procesado cometió el crimen «tuvo pleno uso de sus facultades mentales» y recordó que a pesar de padecer un trastorno mental, los psiquiatras afirman que puede distinguir entre el bien y el mal y controlar sus actos.

La abogada de la acusación que representa a los padres de Ivana se adhirió a la petición de la Fiscalía, mientras que la letrada de las dos hijas menores de edad que Ivana tuvo con su exmarido mantuvo una petición de 20 años de prisión.

El abogado de la acusación popular, que representa a la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, Nicanor Herrera, incrementó hasta los 25 años la solicitud de pena por los agravantes de parentesco y superioridad.

De 82, 21 mortales

La defensa sostuvo en sus conclusiones que Sergio cometió un delito de homicidio con los atenuantes del trastorno mental que padece y su drogadicción, por lo que solicitó que cumpla cinco años en un centro psiquiátrico.

De acuerdo con las conclusiones del Ministerio Público, la muerte de Ivana se produjo después de que su ex novio acudiera a su casa, y la atacara con un arma blanca hasta darle 82 puñaladas, 21 de las cuales eran mortales, como la última de ellas, dirigida al corazón, según los forenses.

Durante el juicio, varios testimonios pusieron de relieve el «historial» de Sergio, condenado anteriormente por maltrato a su ex mujer. Llegó a colocar pasquines con su foto y número de teléfono. También hizo públicas imágenes de la mujer desnuda, cuando estaba embarazada. Sobre aquella condena, el acusado se refirió así: «No fue maltrato, fue un altercado». Y habló de la madre de sus hijos y sus padres: «Hacía cosas de magia y brujería y mis ex suegros se metían en la relación».