Recreación de las termas romanas en el yacimiento de El Beneficio, en Collado Mediano
Recreación de las termas romanas en el yacimiento de El Beneficio, en Collado Mediano - COMUNIDAD DE MADRID
ARQUEOLOGÍA

Yacimiento de El Beneficio: el «hotel» para viajeros romanos en Collado Mediano

Acabadas, tras diez años, las obras de recuperación de este espacio, del siglo III d. C.

MADRIDActualizado:

Una casualidad unida al interés de un párroco aficionado a la historia hicieron posible rescatar y conservar el yacimiento de El Beneficio, una especie de «parada de postas» de las vías romanas que podría datar del siglo III d.C. y que ahora ha recuperado la consejería de Cultura, en colaboración con el Ayuntamiento de Collado Mediano.

Fue Ricardo Fernández García, párroco de Collado Mediano en 1917, el que se fijó en que la explotación de una veta de basalto en la zona del arroyo de Los Linos dejaba a la luz unos restos que le parecían valiosos. Comunicó su hallazgo a la Real Academia de la Historia por carta en 1927, y ahí comenzó un largo viaje que ahora termina, tras unos trabajos de recuperación y mejora que han durado 10 años y han supuesto la inversión de 307.000 euros.

Los restos podrían tratarse, según los expertos, de una «mansio», un lugar donde pasar la noche durante los viajes, y que estaría situada en la vía XXIV del Itinerario Antonino, una recopilación de 372 rutas por la Hispania romana. Esta, en concreto, uniría Segovia con Titulcia, y atravesaría entre otras localidades, Collado Mediano. El espacio que se ha recuperado incluye edificios de planta cuadrangular de aproximadamente 15 metros por 15, donde se ordenaban una serie de dependencias destinadas probablemente al servicio al viajero.

No hay lujos ni suntuosidad en esta construcción, sino funcionalidad. La consejería de Cultura, Turismo y Deportes que dirige Jaime de los Santos acaba de concluir las obras de recuperación de este yacimiento de Miaccum-El Beneficio. La «mansio» o «mutatio» –denominación que también recibían esta especie de hoteles de carretera– permitiría hacer un alto en el camino para descansar, comer, cambiar los carruajes e incluso para tomar unos baños.

Termas

En efecto, de la recuperación realizada se desprende que podrían haber existido en uno de los edificios que forman este conjunto unas termas. También se localiza un tramo de la vía primitiva en el entorno.

Las excavaciones arqueológicas permitieron distinguir varias fases constructivas, que presentan diferentes estados de conservación, y que parece que fueron construyéndose unas encima de las otras.

Las más antiguas son la Fase I y II, formadas por unos exiguos restos de muros de mampostería de piedra, muy alternados por reformas posteriores. La fase tercera es la que se fecha en torno a los siglos III-IV d.C., y permite ver siete estancias de un edificio de mediano tamaño que poseyó en su día cubierta de teja, junto con abundantes restos de cerámica y monedas.

Sobre el pavimento de opus signinum –una téc nica de solado heredada de los fenicios–, se han encontrado restos de la fase cuarta, la más reciente, con un horno del siglo V de planta redonda.

El Beneficio se encuentra musealizado y cuenta con una nueva cubierta. Además, se han consolidado las fábricas deterioradas y se han instalado vías para el acceso de los visitantes al conjunto.