Pavón muestra las heridas que tiene en la cara
Pavón muestra las heridas que tiene en la cara - ABC
Sucesos

Uno de los waterpolistas agredidos: «Pensé que iba a morir por 20 euros»

El joven que recibió una brutal paliza junto a un amigo en el Metro estará de baja 10 días por las lesiones que sufrió

MadridActualizado:

«Pensé que iba a morir por una cachimba de 20 euros». Eso dice uno de los dos waterpolistas salvajemente agredidos en la estación de Nuevos Ministerios la madrugada del domingo por un grupo de diez chicos que les habían exigido reiteradamente en el interior de la discoteca Tartufo (Tetuán) que les invitaran a fumar shisha. Luego, pasaron a los insultos y a las amenazas, hasta que fueron expulsados del local por los encargados de seguridad. Se trata de Alberto Pavón García, de 19 años, jugador del Club Echeyde de Tenerife de Primera División.

Como ya adelantó ABC, él y su amigo, Guillermo Saiz Cuéllar, de 18 años, con el que jugó casi dos lustros en el Real Canoe, denunciaron en comisaría la paliza que recibieron a las 06.15 horas, cuando se iban a casa y se toparon con la pandilla en el suburbano. Agrega que eran diez, la mayoría magrebíes, aunque también había rumanos y un suramericano.

«Coincidimos en el andén. Ellos estaban enfrente, uno dijo: son ellos y vieron a por nosotros. Nos molieron a golpes y a patadas por todo el cuerpo. A mi me clavaron unas llaves en el ojo y en la cabeza, me reventaron una ceja y comencé a sangrar. Como soy hemofílico estaba muy preocupado porque la sangre no coagula bien. En el Hospital de La Paz el hematólogo me dijo que podría haber muerto», explica Pavón. Ahora está de baja entre siete y diez días, por lo que no ha podido regresar a Tenerife, donde reside ahora.

«A mi amigo le tumbaron, le tiraron al suelo y le pisaron la cabeza: de hecho, tiene la huella de una zapatilla en la frente, un derrame en el ojo, cortes y contusiones. Se mareó y perdió el conocimiento, menos mal que lo recuperó enseguida».

Los deportistas indican en su denuncia que todo se debió a un altercado en el local de ocio, al exigir ese grupo de clientes una cachimba a Saiz, que es relaciones públicas en Tartufo. Entendían que les correspondía por una promoción. La Policía Nacional investiga los hechos.