Villacís junto a Almeida, el pasado mes de enero, en el Foro Nueva Economía
Villacís junto a Almeida, el pasado mes de enero, en el Foro Nueva Economía - IGNACIO GIL

Villacís (Cs), obligada a votar a Almeida (PP) como alcalde o entregar el Gobierno a Carmena

Ciudadanos tiene que retratarse el próximo sábado en la sesión de investidura. PP y Más Madrid ya han trasladado que no apoyarán a la candidata de Rivera, tercera fuerza en Madrid

MadridActualizado:

En el Palacio de Cibeles, el equipo de Gobierno actual de Ahora Madrid ya está recogiendo sus enseres en cajas para dejar paso al nuevo equipo que se forme tras la sesión de investidura del próximo 15 de junio. Dos son las opciones, aunque nada está escrito: o gobierna el candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida (15 concejales), con los apoyos de Ciudadanos (11) y de Vox (4) o Manuela Carmena (19) revalida el cargo por falta de acuerdo, o por un fallo, o dos ausencias en la votación. Y en esta ecuación, la candidata de Albert Rivera, Begoña Villacís, tiene que mover ficha y dejar claro con quién está Cs en el Ayuntamiento de Madrid.

Dieciséis días han pasado desde que se conocieron los resultados electorados del 26 de mayo; dieciséis días desde que Villacís bramó en la sede naranja de Alcalá «le hemos arrebatado la capital al populismo»; dieciséis días y todavía no han acercado posturas con sus socios más cercanos, los populares. La abogada ambiciona convertirse en alcaldesa pese a que su partido resultó ser tercera fuerza política tras los comicios locales. Para lograrlo necesita alcanzar una mayoría de 29 escaños con otras formaciones. Fuentes de Cs comentan que está presionando a su dirección nacional para que le consigan el trono de Cibeles por la derecha, o por la izquierda. La primera opción, obligando al PP a sucumbir a la cesión de la alcaldía a cambio de otro territorio como Castilla y León. O bien lograr que el PSOE (8 escaños) convenza a Más Madrid para investirla y evitar negociaciones con Vox. Pero sus aspiraciones parecen ser una quimera. Los dos partidos clave que le podrían tender la alfombra roja para hacerse con el bastón de mando, PP por un lado (junto a Vox, dispuesto a entregar su apoyo a PP o Cs) y Más Madrid por otro, cierran la puerta a su anhelo.

«Un fraude» al electorado

El Partido Popular es el que lidera un posible gobierno en coalición del bloque de centro-derecha con Almeida a la cabeza. Recuperar la capital y mantener la región, aunque sea con bipartitos o el conocido «pacto a la andaluza» (con Cs en el gobierno y con acuerdos puntuales con Vox), permite a Pablo Casado recobrar parte del pulso que perdieron los populares en las elecciones generales del 28-A, donde se dejaron 66 diputados.

Este lunes lo dejó claro a ABC el PP al confirmar que su planteamiento desde el 26-M no ha variado: las dos instituciones madrileñas «no son moneda de cambio». «Nosotros no vendemos Madrid. Si se pierde el Ayuntamiento es porque Villacís logra gobernar con el PSOE y con Podemos», trasladaron contundentes fuentes oficiales de Génova. A

En Más Madrid también lo tienen claro. La única opción que sostienen para la sesión de investidura del próximo sábado en la Cámara madrileña es la de votar a Manuela Carmena. Si hay un pacto entre las fuerzas conservadoras, la regidora seguirá su plan de ruta y renunciará a su acta de concejal el próximo 17 de junio.

Cs no quiere a Carmena

PP y Más Madrid coinciden en que entregar la alcaldía a Villacís sería «un fraude» a su electorado. Los primeros recuerdan que sacan una ventaja de más de 83.000 votos a la formación de Rivera en la ciudad y sólo votarán a Almeida como alcalde; los segundos subrayan que no comparten ideología con la formación naranja, a la que califican como «extrema derecha».

Los movimientos de Cs en clave de alianza son lentos y despistan a sus socios más cercanos. «Primero tenemos que llegar a un acuerdo programático con el PP. Una vez hablemos y acordemos las nuevas políticas que los madrileños votaron en las urnas, hablaremos de nombres», dicen fuentes oficiales de Cs en la capital. Lo que tienen «claro», afirman, es que van a trabajar «para que Carmena no vuelva a estar al frente del Ayuntamiento». Pero si el 15 de junio los 11 ediles del partido no eligen la papeleta de Almeida, devolverán el poder a Carmena.