Víctor Ullate ha conseguido hacer realidad su sueño de crear una Fundación para la danza. ABC

Víctor Ullate y su Fundación para la Danza

Carlos GALINDO
Actualizado:

La Comunidad de Madrid contará próximamente, a través de la Fundación para la Danza Víctor Ullate, con una de las escuelas de danzas más avanzadas de Europa, según se destacó ayer en la presentación del proyecto de la Fundación, una organización sin ánimo de lucro, creada el año pasado a iniciativa del prestigioso bailarín y coreógrafo que la da nombre, y que a su vez ha prestado su nombre al Ballet de la Comunidad de Madrid, cuya formación se presentará el jueves en el teatro Albéniz.

Esta Fundación nació con el principal objetivo de formar al bailarín en una especialidad, tanto en el ámbito artístico como en el cultural, convirtiéndose así en la primera escuela global para los artistas españoles.

Víctor Ullate, director la Compañía de Danza de la Comunidad de Madrid, mostró su satisfacción por poder mostrar su sistema de enseñanza, que quiso identificar con una «escuela española similar a la escuela francesa o rusa». Algunos de los más destacados bailarines españoles del momento, como Angel Corella, María Giménez o Igor Yebra, se han formado en la escuela privada de Ullate.

El centro estará ubicado en la zona Arroyo de la Vega (Alcobendas) sobre una parcela de unos 5.000 metros cuadrados a cuyo valor se suma el de edificación, lo cual arroja un total superior a los mil millones de pesetas.

La construcción del edificio, diseñado por el arquitecto Adolfo Rodríguez, llevará cerca de dos años, plazo al cual hay que sumar el tiempo que lleve encontrar una financiación que se espera tanto de empresas privadas como de instituciones europeas y españolas, empezando por la Comunidad de Madrid, que ya ha mostrado su buena disposición hacia el proyecto.

El arquitecto comenta que la parcela, está situada en un enclave de tremendas expectativas de desarrollo. «El edificio es en sus planos muy funcional, pero la idea de trabajo de Víctor me condujo a incorporar elementos más dinámicos en los alzados y la disposición del enclave me ha llevado a darle mucha luz, a abrir cristaleras a la sierra de Madrid», explicó el arquitecto.

Además de los cursos propios de esta disciplina, la Fundación ofrecerá talleres y seminarios sobre pintura, escultura, arte dramático, vestuario, iluminación o escenografía, como materias fundamentales para la completa formación del bailarín profesional y la correcta estimulación de su creatividad.

«Teniendo 21 años tuve un accidente en Cuba y estuve incapacitado durante tres años, incluso los médicos me llegaron a dar por inútil para la danza —comentó Ullate—. Entonces me hice consciente de mi mala formación. Si hubiera tenido formación como pianista o como pintor hubiera podido intentar cambiar mi orientación. Finalmente pude bailar, siempre a base de antiinflamatorios, pero desde entonces tengo clara la pauta para lo que hoy es este sueño cumplido».

Con esta explicación Ullate defendía su idea de que la formación del bailarín debe ser completa y diversa, como persigue el centro, que quiere ser nexo de unión entre todas las artes mediante una sala de exposiciones, un salón de conferencias, un auditorio y un gimnasio.

Víctor Ullate, el alcalde de Alcobendas, José Caballero; el presidente de la Fundación, Arturo Rodríguez, y el arquitecto Adolfo Rodríguez apadrinaron este importante encuentro para la danza española, que se celebró ayer en la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).