Recreación del nuevo Santiago Bernabéu - ABC

Luz verde al nuevo Bernabéu: con hotel pero sin centro comercial

El Ayuntamiento de la capital aprobará en dos semanas el plan presentado por Florentino Pérez

El estadio contará con un nuevo museo y una zona de restauración. Se espera comenzar las obras al final de la temporada

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El nuevo estadio Santiago Bernabéu acelera el paso. El Ayuntamiento de Madrid aprobará en un plazo estimado de dos semanas el plan presentado por el club, que mantiene la pretensión de no aumentar los usos ni la edificabilidad y proyecta la construcción de un hotel en su interior. Sin embargo, alejado de lo planteado inicialmente, no se prevé la instalación de un centro comercial, sino una amplia zona de restauración y un espacio dedicado a actividades complementarias.

El Real Madrid presentó formalmente el proyecto a finales de 2016, casi dos meses y medio después de la presentación en el Palacio de Cibeles, a cargo del presidente de la entidad, Florentino Pérez, y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena. Fuentes municipales han detallado a ABC que el proyecto, que costará 400 millones de euros, es «viable». Los técnicos del área de Desarrollo Urbano Sostenible, que dirige José Manuel Calvo, han aconsejado al equipo de Gobierno que acepte la propuesta madridista, habida cuenta de la remodelación del entorno que plantea. «Creemos que la ganancia de espacios públicos alrededor del estadio es lo suficientemente interesante para aceptarlo», aseguran.

En lo que se refiere a la demanda de respetar la edificabilidad y los usos, el informe presentado en el Consistorio no se desvía de lo requerido. La citada viabilidad del proyecto se sustenta en la elaboración de un Plan Especial y no una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que fue el motivo por el que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) paralizó la reforma original en 2012. Superado este escollo, desde el Ayuntamiento apuntan que para ellos es indiferente si se instala un hotel o un centro comercial; la única premisa es que no se invada el espacio público. De hecho, el Real Madrid ya podría comenzar las obras con demoliciones, pues no necesitan ningún plan especial para ello. No obstante, es improbable que esto ocurra porque el conjunto blanco no arrancará la reforma del histórico coliseo hasta que concluya la competición.

Durante la presentación del futuro estadio, Florentino Pérez aseguró que «nada dice que no pueda haber un centro comercial y un hotel», lo que dejó abierta la posibilidad de destinar un espacio a la ubicación de ambos. De hecho, Pérez dio detalle de una reserva de unos 23.000 metros cuadrados de superficie, resultantes del traslado de las oficinas del club a la ciudad deportiva de Valdebebas (8.000 metros); la demolición del centro comercial de La Esquina del Bernabéu (10.000 metros); y una tercera zona, actualmente sin utilizar (5.000). El grueso de la antigua Esquina, sin embargo, será una plaza pública.

Énfasis en la restauración

Si bien el Madrid no ha dado ninguna indicación sobre este extremo, el director general de L35, el estudio de arquitectura encargado del proyecto, sí avanzó algunas pinceladas en una entrevista con Radio Exterior de España. Tristán López-Chicheri aseguró el pasado 17 de enero que se mantiene la idea del hotel, pero se renuncia a la zona comercial, con «énfasis en la restauración». «Tendrá más restaurantes, un hotel y no tendrá un centro comercial, que era lo que inicialmente se había previsto», declaró López-Chicheri.

El director del estudio, que ahondó en la idea de que se mejorarán las calidades deportivas del estadio, añadió que, en principio, la única tienda del Bernabéu será la del propio equipo. Además, se prevé una zona de actividades complementarias para desarrollar durante toda la semana. Sobre cómo serán el hotel y los restaurantes, únicamente explicó que unos darán al terreno de juego y otros no, como ya ocurre con los cuatro locales de restauración instalados en el coliseo madridista.

La situación del hotel es también una incógnita. Desde el Consistorio sostienen que la clave, más allá del espacio que ocupará, es dónde. «Con el espacio del que disponen, si quieren unas cosas tienen que renunciar a otras», apuntan. Así, se abren varias opciones para la ubicación de las habitaciones. Una es el espacio liberado por las oficinas, pero también la fachada que da al paseo de la Castellana. Este punto es el que, a priori, gusta más en el Real Madrid. Se trata de la superficie resultante del nuevo vuelo de la cornisa de este margen, que formará un gran atrio de entrada de unos 2.000 metros cuadrados de superficie. En Urbanismo reiteran que esta opción es correcta porque esta estructura no invade el suelo público.

Salvo imprevistos, el proyecto recibirá la luz verde de la Junta de Gobierno antes de mediados de febrero, lo que dará paso a un periodo de un mes de información pública para presentar alegaciones. Aunque la entidad madridista quiere empezar en verano, la experiencia hace pensar que puede demorarse tras las posibles reticencias.

Nuevo museo

El club, con independencia del comentado hotel, aprovechará la reforma del Santiago Bernabéu para ampliar el museo. Esta acometida, sin embargo, no será un simple aumento del espacio, sino para situarlo como una referencia a todos los niveles. Con más contenidos y dotado con nuevas tecnologías, se convertirá en una suerte de parque de atracciones por su asociación con el resto de activos del templo; algo que en la entidad que preside Florentino Pérez definen como «experiencia integral». Será el paso definitivo para las vitrinas más laureadas del fútbol mundial.

Estas consideraciones, en cualquier caso, no focalizan el interés del equipo de Gobierno. El valor añadido es la transformación de todo el entorno, que será asumido íntegramente por el Real Madrid. La mejora principal será el parque de 6.000 metros cuadrados en la actual plaza de los Sagrados Corazones, donde se sitúa La Esquina del Bernabéu. Además, en el aparcamiento ubicado entre el estadio y la Castellana nacerá una gran zona peatonal, así como la ampliación de las aceras en la avenida de Concha Espina y la renovación de la calle de Rafael Salgado. En total, 15.000 metros cuadrados del entorno del Bernabéu.

En último término, se mejorará el impacto ambiental gracias al cierre previsto y la nueva piel del estadio, que aportan una protección acústica y lumínica para todo el espacio urbano.