Un grupo venezolano compra el «M-40» para convertirlo en «outlet»

Se remodelará y relanzará con grandes firmas a bajo coste para finales de 2013

madrid Actualizado:

El centro comercial Avenida M-40 ha sido salvado «in extremis» de la subasta pública. Después de llevar más de dos años cerrado y casi el mismo tiempo en proceso de liquidación, la compañía venezolana Sambil se ha hecho con sus riendas por 17 millones de euros. Roberto Cohen, director de este grupo –experto en construcción y explotación de centros comerciales en Suramérica–, informa de que esperan que a finales de 2013 esté en funcionamiento.

El «M-40» se convertirá en un gran «outlet» de ropa. «Más atractivo, exótico y grande que los existentes en la capital. Además, vamos a traer grandes firmas. Sin duda será diferente a todos los centros comerciales de la Comunidad de Madrid», apunta Cohen. Y lo más importante, esperan generar 2.000 empleos directos.

Pero antes de que esta superficie ubicada en el barrio de La Fortuna de Leganés (190.000 habitantes)vuelva a abrir sus puertas, será sometida a una gran remodelación. El supermercado se hará más pequeño para que este recinto de 60.000 metros cuadrados –repartidos en cinco plantas (dos para aparcamientos subterráneos)– pueda albergar más de 200 locales comerciales. Además cambiará su nombre; previsiblemente será bautizado como «Sambil Madrid». La fachada también modificará su aspecto notablemente para hacerlo más atractivo.

Sabores de todo el mundo

La planta de restauración y ocio (cines y bolera) se mantendrán. «Se construirá una zona adicional para la hostelería más actualizada y donde tengan cabida más sabores del mundo, sobre todo latinoamericanos», explica el director de Sambil.

Los empresarios venezolanos solo ven beneficios a la compra realizada. Por un lado, las comunicaciones: fácil acceso por la vía M-40 y a través de la Línea 11 de Metro (parada La Fortuna). Por otro lado, la estética y dimensiones del edificio. Más importante aún ha sido para los nuevos propietarios la legislación que desde este año permite la liberación horaria en la región. «Abriremos domingos y festivos, como hacemos en Venezuela. Incluso en Navidad extendemos el horario comercial hasta las once de la noche», detallan.

Vendido a mitad de precio

La propiedad pertenecía anteriormente a la compañía portuguesa Sonae Sierra (socio mayoritario) y Eroski. El «M-40» adeudaba 93 millones de euros. 40 millones correspondían a los acreedores (BBVA, ING, Landesbank y Westimmobank). El resto, a la dueña del recinto, Sonae Sierra. Se esperaba vender el centro comercial por unos 35 millones de euros, según se había valorado en el mercado. Al final se le ha dado salida por menos de la mitad del precio estimado: 17 millones de euros.

Los vecinos de La Fortuna y el propio Ayuntamiento temían que el centro comercial fuera ocupado ilegalmente. De hecho, ya se habían producido varios intentos, reprimidos por los vigilantes de seguridad. En numerosas ocasiones, los residentes de este barrio habían manifestado su deseo de que el «M-40» reabriera de nuevo como centro comercial para facilitar sus compras. Sus deseos se van a hacer realidad. Solo queda que se cumplan los de los nuevos adquisidores: «Esperemos que tenga buena acogida entre los madrileños. Desde luego será un complejo diferente y nuevo».