El Consejo de Gobierno de la Comunidad, tras su reunión del martes, donde aprobó el proyecto de Ley de Salud Pública
El Consejo de Gobierno de la Comunidad, tras su reunión del martes, donde aprobó el proyecto de Ley de Salud Pública - COMUNIDAD

Vacunas gratis y agua como bebida preferente en la Ley de Salud Pública

El Gobierno regional quiere conseguir consenso con otros grupos políticos para aprobar la norma en la Asamblea antes de que se acabe el periodo de sesiones

MADRIDActualizado:

Beber agua como bebida preferente, vacunas gratis, cuidado de la salud laboral, y luchar contra bebidas y menús «XL» son algunas de las medidas que figuran en el proyecto de Ley de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, aprobado por el Consejo de Gobierno regional y que ahora se llevará a la Asamblea madrileña. Es intención del presidente Ángel Garrido que se apruebe en el presente periodo de sesiones, que finaliza el 21 de marzo, aunque para ello necesitan aún convencer al resto de partidos.

El proyecto de ley ha sido sometido a información pública y se ha trasladado a más de treinta organizaciones relacionadas. Es la primera ley de ámbito regional que desarrolla la normativa estatal en esta materia, y sus objetivos reconocidos son proteger, mantener y elevar el nivel de salud de los madrileños.

Adicciones

La norma recoge la gratuidad de las vacunas incluidas en el calendario oficial, y plantea actuaciones contra las adicciones, tanto al alcohol y al tabaco como otras peligrosas para la salud como el cannabis o la adicción al juego. La ley establece además que puedan ser restringidos por la autoridad sanitaria algunos procedimientos diagnósticos o tratamientos médicos, quirúrgicos o de otra índole, «ante situaciones de epidemia, escasez de suministro o aumento inusitado o injustificado de la demanda».

Propone igualmente que se vigile la aparición de resistencias antibióticas por «mal uso y abuso de estos fármacos». Dado, añaden, que el autocontrol por los profesionales de la salud ha tenido en este sentido «pobres resultados», plantea medidas «de restricción y normalización del uso adecuado de los antibióticos» que fije la autoridad sanitaria.

También se incluye en el proyecto de ley la atención a las «enfermedades emergentes y las amenazas transfronterizas», y promete prestar atención a los riesgos ambientales para la salud relacionados con «el aire, el agua y las sustancias químicas» e incluso con «el ruido».

En la lucha contra la obesidad, promoverán reservar espacio en las máquinas de «vending» para alimentos sanos, como fruta y yogures, y reducir en lo posible los menús y «barras libre» de alcohol, bebidas azucaradas o raciones «XL» y «extragrandes» de alimentos. Se promoverá también el «acceso al agua potable sin coste» en edificios públicos, y la existencia de aseos «preferentemente gratuitos».