Lugar en el que el joven recibió la paliza
Lugar en el que el joven recibió la paliza - EL CORREO

El único detenido por la paliza al joven madrileño en Cantabria queda en libertad tras declarar

La víctima, de 20 años, se encuentra ingresado en la UCI en estado grave a la espera de ser intervenido quirúrgicamente

SANTANDERActualizado:

Mientras el joven madrileño agredido en las fiestas Liendo continúa grave en la UCI del Hospital Valdecilla, a la espera de ser intervenido quirúrgicamente en los próximos días, el único detenido hasta ahora por la brutal paliza ha quedado en libertad tras prestar declaración ante el juez.

Se trata de I.S.R.F, vecino de Laredo de 21 años, uno más que la víctima, que fue arrestado a la media hora de la pelea, en la madrugada del pasado martes y en la misma plaza donde se celebraba la verbena junto a la que sucedió todo. Fue sobre las cuatro y media de la noche y el muchacho de Madrid, que estaba de vacaciones con su familia en este pueblo de la costa oriental de Cantabria, se encontraba al parecer solo en el momento de la reyerta.

Inicialmente fue atendido por vecinos de la localidad con conocimientos sanitarios, hasta la llegada de efectivos del 061 y de la Guardia Civil. Los agentes se encontraron al chico tirado en el suelo, ensangrentado e inconsciente, con lesiones en la cabeza y la cara. Fue trasladado muy grave en una UVI móvil al Hospital de Laredo, de donde fue derivado a Santander. Ayer seguía en Valdecilla, en la Unidad de Cuidados Intensivos de Politrauma, con pronóstico grave y a la espera de poder ser operado en próximas horas.

Al margen del detenido, que declaró por un presunto delito de lesiones grave ante el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Laredo, están siendo investigados en la misma causa dos menores, de 17 años, uno de la villa pejina y otro de la vecina Ampuero. La Benemérita sigue la investigación iniciada al no descartar que pueda haber más involucrados. El violento suceso conmocionó al pequeño y tranquilo pueblo de Liendo. El alcalde condenó lo sucedido y suspendió la romería y verbena programadas para la jornada siguiente, el día grande de las fiestas.