Rommy Arce
Rommy Arce - Jaime García

El último intento de Rommy Arce, la concejal más polémica de Carmena

La edil presidenta de los distritos de Usera y Arganzuela juega su última carta para sentarse en el Ayuntamiento de Madrid: liderar la lista de los «anticapis» a las elecciones

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A Rommy Arce no la quieren en el Ayuntamiento de Madrid. Carmena la dejó fuera de su lista a las elecciones del 26-M por su falta de interés con los distritos que preside, sus constantes salidas de tono y el poco entendimiento existente entre ambas. Pero Rommy sigue intentando que la suerte le sonría para mantener su silla. Es la última opción de la concejal, que esta vez concurrirá como cabeza de lista de los Anticapitalistas a las primarias con Bancada e Izquierda Unida. Ellos pretenden ser «la alternativa al carmenazo».

A su grupo político parece no importarle el hecho de que la polémica edil esté imputada por injurias a la Policía. De hecho, los «anticapis» creen que tiene la fuerza suficiente para concurrir al Ayuntamiento por Madrid en Pie, aunque para ello deberá batirse en primarias contra el candidato de IU (todavía no se ha revelado tras la dimisión de Mauricio Valiente) y Pablo Carmona, representante de Bancada. Si no lo consigue, tiene muy difícil hacerse un hueco en el salón de plenos de la capital. Dependerá del número por el que vaya en la lista de la confluencia. En el caso de no obtener su propósito, deberá conformarse con volver a su anterior vida y trabajo como bibliotecaria, aunque por sus intentos parece que no es lo que más gracia le hace a la actual presidenta de los distritos de Usera y Arganzuela.

Las polémicas, muchas de ellas por su inacción política, han rodeado su figura durante estos cuatro años. La última de ellas es la imputación por injurias contra la Policía Municipal tras la muerte natural del mantero Mame Mbaye en Lavapiés. Rommy escribió en redes sociales: «Lucrecia Pérez, Samba Martine... hoy Mmame Mbage. Los "nadie" víctimas de la xenofobia institucional y de un sistema capitalista que levanta fronteras interiores y exteriores. El pecado de Mmame ser negro, pobre y sin papeles. Hermano, siempre estarás en nuestro recuerdo». En otro mensaje pidió «democracia» y el fin de las «políticas migratorias y racistas», apuntando claramente hacia la actuación de los agentes.

Sus faltas de entendimiento con los vecinos han sido –y siguen siendo– también una constante, un hecho que la propia alcaldesa le ha recriminado en ocasiones. Cuando se supo que Carmena se presentaría para un segundo mandato con sus «participatarias», Rommy no dudó en mostrar su disconformidad. Demandó «democracia abierta» a través de las redes. Para ella esa era la única forma de «garantizar el futuro de Ahora Madrid como proyecto de cambio político». Sabía que ya estaba fuera de la nueva plataforma de Carmena, que siempre ha hecho hincapié en la necesidad de contar con gente de su absoluta confianza. No es el caso de Rommy.

Del mismo modo, la edil se ha mostrado a favor de la independencia catalana y ha cedido un local para ello. Ocurrió en septiembre de 2017 en la Nave de Terneras del Matadero. En la misma línea, y también en Matadero, otra de sus polémicas fue ceder un local para un acto contra el Día de la Hispanidad.