Errejón y Garzón, en el Congreso de los Diputados
Errejón y Garzón, en el Congreso de los Diputados - JAIME GARCÍA

Ultimátum de IU a Carmena yErrejón: paralizar la operación Chamartín

Más Madrid ofrecerá una contrapropuesta en unos días y no dan «nada por cerrado»

MADRIDActualizado:

La operación Chamartín –ahora Madrid Nuevo Norte– se ha convertido en el gran escollo para la construcción de una candidatura única de las izquierdas de Madrid. Paralizar esta gran operación urbanística es la condición que han puesto los responsables de IU-Madrid para avanzar en esta candidatura única. Desde Más Madrid –la candidatura donde se integra Íñigo Errejón y también la alcaldesa Manuela Carmena, impulsora ahora de esta operación–, han ofrecido enviar en breve una contrapropuesta y siguen «con la mano tendida» para el acuerdo.

Cuatro de las cinco fuerzas de izquierda de Madrid se reunieron ayer para tratar de avanzar en este camino hacia la unidad electoral: IU-Madrid, Más Madrid, Anticapitalistas y Equo. La quinta en «discordia» fue Podemos, cuyos responsables en la Comunidad decidieron no acudir porque prefieren armar primero su programa y su candidatura y sólo después hablar con el resto de fuerzas.

«Mano tendida»

El encuentro fue productivo, aunque en él se han manifestado «diferencias políticas de fondo» con Más Madrid, según explicó el responsable de Relaciones Políticas de IU Madrid, Álvaro Aguilera. No obstante, desde la plataforma que reúne a Carmena y Errejón se ha ofrecido enviar a IU una contrapropuesta que éstos analizarán. «Seguimos con la mano tendida para el acuerdo», insistieron en Más Madrid.

El obstáculo principal para el entendimiento en la izquierda radica en esta operación urbanística, que afecta a la zona norte de Madrid y es un proyecto que vienen arrastrando los distintos gobiernos municipales desde hace tres décadas. La última alcaldesa popular, Ana Botella, dejó prácticamente cerrado un acuerdo con el BBVA para su desarrollo, pero Carmena quiso frenarlo y repensarlo cuando llegó al Palacio de Cibeles.

El resultado de esa reflexión ha sido una importante variación en sus planteamientos: de hecho, la alcaldesa dio hace apenas un mes luz verde a la iniciativa que reformará la estación de tren de Chamartín y construirá sobre la zona norte 10.50 viviendas –2.100 de ellas protegidas– y una «city» financiera, además de múltiples infraestructuras. «Es el proyecto que Madrid necesita», dijo Carmena entonces.

Pero a IU-M no les convence: «bajo ningún concepto» están dispuestos a ir en la misma candidatura de quien no exija la paralización inmediata de este plan. Su aprobación, de hecho, dio lugar a agrias diferencias en el seno del gobierno municipal madrileño, donde varios ediles de Carmena votaron en contra.

En cuanto al resto de los invitados a la reunión de ayer, la corriente anticapitalista asume también la paralización de la operación Chamartín, mientras que Equo se muestra dispuesto a estudiar el documento entregado por IU porque cree que tienen como ellos más puntos de unión que de separación.

Podemos se ha echado a un lado de manera intencionada: asegura que primero aclarará su programa y sus listas para luego negociar con otras fuerzas. Respecto al «ultimátum» de IU, no se pronunció. Tampoco lo hizo la alcaldesa Carmena, que se limitó a decir que «aún no ha llegado la campaña electoral».