Los acusados fingieron su muerte para evitar servir el catering contratado - EFE

El truco del banquete de los «muertos»: fingir seis entierros para arruinar seis bodas

El juicio contra un padre y un hijo acusados de un delito de estafa comenzó ayer en la Audiencia Provincial. «Pensé que no me iban a pagar», relató el hombre

MADRIDActualizado:

Jesús C., acusado de fingir en septiembre 2015 su muerte y la de su hijo para evitar servir un catering en una boda, habría estafado presuntamente a al menos seis parejas más, dos de ellas de Valladolid.

El acusado, que cumple prisión preventiva por apropiación indebida, y su hijo se sentaron ayer en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de estafa,por el que la Fiscalía solicita un año y ocho meses de prisión.

Se les acusa de dejar tirados a una pareja de novios horas antes de su enlace, que finalmente se celebró con tres horas de retraso pero con otro catering contratado.

En su declaración, el dueño de la empresa de eventos «Catering Modena» exculpó a su hijo de toda responsabilidad en los hechos y negó haber estafado a la pareja, señalando que anuló el evento porque pensaba que no le iban a pagar.

«No les localizaba y muchas veces me la han jugado. Pensé que lo iban a hacer», destacó a preguntas de la fiscal. Además, contó que los afectados le amenazaron con quedarse con todo el material –una carpa, mesas, sillas, cubertería y otros elementos– si no les devolvía la cantidad que habían ingresado. Al parecer, hicieron dos ingresos de 1.500 euros en la cuenta a nombre de su hijo. Ahora, reclaman el montante.

En su turno, su hijo explicó que la cuenta en la que ingresaron el dinero se la había «agenciado» su padre y no sabía nada de ella, ya que la había intentado cerrar. Acto seguido, señaló que solo trabajó en dos ocasiones de camarero para echarle una mano, negando ser administrador de la sociedad. Su padre le había dado de alta como autónomo para pagar menos a la Seguridad Social sin su consentimiento, un extremo reconocido por su progenitor.

Más parejas afectadas

Seguidamente, la mujer afectada relató al tribunal que a las cuatro de la madrugada del día de su boda recibió un correo en el que le informaban de que Jesús y su hijo habían sufrido un accidente y habían muerto.

«Al principio, lo creímos. Pero indagamos y comprobamos que no había información sobre su muerte», narró la mujer, que ha indicado que en las redes sociales encontraron a más parejas afectadas y formaron un grupo en Facebook.

Finalmente, la pareja celebró su boda, aunque lo hizo tres horas después. Usaron la carpa que les habían dejado un día antes del enlace. Una carpa «pequeña y blanca» que pusieron en el jardín del domicilio de su suegro, donde se celebró el convite.

También testificó la agente de la Policía Nacional que instruyó el atestado, indicando al tribunal que había dos denuncias similares en Valladolid. Además, señaló que en Internet comprobaron que había más estafados por esta empresa.

Hechos juzgados

El procesado era dueño de la empresa «Catering Modena». Junto a Yerai C., para quien el fiscal pide la misma pena, concertaron el 25 de julio con los familiares de los novios para prestar un servicio de catering en una boda que se iba a celebrar el 5 de septiembre de 2015 por un importe de 1.980 euros, IVA incluido.

La persona estafada realizó dos ingresos en una cuenta corriente abierta por Yerai C., en la que también aparecía autorizado Jesús, por valor de 1.500 euros.

Según relata el fiscal, los dos acusados obraron en todo momento «a sabiendas de que no iban a realizar el servicio y que se iban a apoderar del dinero».

Es más, llegaron a comunicar a los denunciantes que tanto el dueño de la empresa de catering como su hijo habían fallecido para eludir el compromiso adquirido meses antes, «hecho que posteriormente resultó acreditado que era falso».