Tres mujeres croatas, detenidas en Alcorcón por robo de vivienda

Las tres mujeres de nacionalidad croata, dos de ellas con antecedentes policiales, fueron detenidas en Alcorcón cuando intentaban acceder a una vivienda del Parque de Lisboa por el clásico método del

ABC. MADRID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las tres mujeres de nacionalidad croata, dos de ellas con antecedentes policiales, fueron detenidas en Alcorcón cuando intentaban acceder a una vivienda del Parque de Lisboa por el clásico método del «resbalón», esto es, introduciendo una radiografía o tarjeta de plástico entre la puerta y el marco para desbloquear la cerradura.

Además, no era la primera vez que se veían involucradas en actividades delictivas de este tipo. Según informó ayer a Ep un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, a las arrestadas se les imputan un total de 15 robos en domicilios perpetrados en los últimos meses en la región aprovechando la ausencia de sus moradores, bien por el procedimiento antes citado, bien escalando por terrazas o ventanas de casas situadas en plantas bajas.

Las tres jóvenes delincuentes, que ya pasaron a disposición judicial, estaban de forma irregular en España y dos de ellas, Mara M. y Sabrina S., de 25 y 24 años de edad, respectivamente, habían sido detenidas antes por robos con fuerza, casos en los que facilitaron otras identidades.

Concretamente, a la primera le constaban cuatro antecedentes policiales por delitos cometidos en Estepona y Valencia, mientras que a la tercera mujer, Adriana M., de 24 años de edad, no le pesan antecedentes policiales.

Trabajo en equipo

Las investigaciones para llevar a cabo la detención, realizadas en los últimos días, corrieron a cargo del Grupo I de la comisaría de Alcorcón en el marco de un operativo especial de verano contra robos en domicilios. Los agentes, que contaron con colaboración ciudadana, cogieron «in fraganti» a las ladronas cuando éstas se disponían a entrar a una casa del madrileño Parque de Lisboa de Alcorcón. No en vano, les fue requisada una lámina flexible de plástico y otros útiles para robar.

Las averiguaciones han permitido conocer el modus operandi de estas mujeres, que tenían bien divido el trabajo y que actuaban en perfecto equipo. Una de ellas se encargaba de acceder a las fincas sin levantar sospechas utilizando cualquier excusa o disculpa mientras que otra se ocupaba de escalar. Una vez dentro del edificio, se cercioraban, planta por planta, de que las casas estaban vacías tocando los timbres o llamando a las puertas con los nudillos. Al parecer, actuaban a cualquier hora.