Parte alta del rascacielos, propiedad de El Corte Inglés
Parte alta del rascacielos, propiedad de El Corte Inglés - BELÉN RODRIGO

Torre Azca, la sucesora del Windsor en el «skyline» de Madrid

La consultora y auditora EY culminó su trasladó a la torre a comienzos de 2017. Las primeras siete plantas forman parte del centro comercial de El Corte Inglés, propietario del edificio

MADRIDActualizado:

La Torre Azca es uno de los edificios más recientes del distrito financiero de Azca y la torre más alta construida en esta década en Madrid. Propiedad de El Corte Inglés, fue levantada en el mismo emplazamiento de la Torre Windsor, destruida por un incendio en 2005 y posteriormente demolida. Con 103 metros de altura y 27 plantas, de las cuales 5 son subterráneas y funcionan como aparcamiento, este edificio fue inicialmente conocido como Torre Titania hasta la llegada de la consultora y auditora EY en 2017, la única inquilina en la torre. Las primeras siete plantas las utiliza El Corte Inglés como parte de su centro comercial y en el resto de la torre están instaladas 2.600 personas de la multinacional distribuidas en un total de 20.000 metros cuadrados.

La empresa propietaria encargó el proyecto a los arquitectos Pablo Muñoz y Pedro Vilata y la construcción se inició en 2007. La nueva estructura se levantó sobre las cinco plantas de sótano que se conservaban de la siniestrada torre y fue fabricada y montada por la firma Callfer SA, realizada en su mayor parte con perfiles de acero. Sólo el núcleo de los ascensores y una escalera están hechos de hormigón. En la séptima planta, donde termina el centro comercial y comienzan los niveles dedicados exclusivamente a oficinas, se colocan unas cerchas de 2,5 metros de canto para salvar un voladizo sobre un vacío de 28 metros de altura, según la explicación de los trabajos realizada por el productor siderúrgico AcerlorMittal.

Estos forjados ocupan más de 30.000 m2 y son del tipo mixto. «Pilares y vigas de acero así como la chapa de forjado fueron suministradas en su totalidad por ArcelorMittal», informa la multinacional. El objetivo fue crear un edificio atractivo que transmitiera dinamismo con el empleo de vidrio y la chapa perforada de acero en la fachada.

Vistas desde lo alto de Torre Azca
Vistas desde lo alto de Torre Azca - BELÉN RODRIGO

Búsqueda de sede

La sede de EY en España estaba anteriormente instalada en la vecina Torre Picasso donde ocupaban once plantas. «Estuvimos buscando una sede durante varios años y teníamos varias opciones, algunas fuera de la M-30», cuenta a ABC José Luis Risco, director de Recursos Humanos de EY, (antes Ernst & Young). Cuando llegaron a un acuerdo con El Corte Inglés ya se había construido todo el esqueleto de la torre, las plantas eran diáfanas y nosotros adaptamos el espacio siguiendo el ejemplo de otros centros que EY tiene en el mundo», añade. Para la firma, con 280.000 empleados por todo el mundo, ha sido muy importante instalarse en una torre donde no conviven con otras firmas y cuentan con su propio logo en lo alto del edificio.

«Es un edificio muy cómodo, con muchísima luz para trabajar», indica José Luis Risco. En el momento de su construcción se incorporaron las últimas tecnologías que garantizan la mayor eficiencia energética respetando el entorno. Cuenta con sistemas automáticos de iluminación basados en el movimiento, sistemas free-cooling para el aire acondicionado, uso de lámparas de bajo consumo y sistemas para el empleo eficiente del agua, entre otros sistemas.

La fachada cuenta con vidrio y chapa perforada de acero
La fachada cuenta con vidrio y chapa perforada de acero - BELÉN RODRIGO

El traslado a esta sede fue todo un desafío para la consultora. «Se hizo por etapas, durante seis meses, con tres grandes retos definidos: acabar con los despachos, con los papeles y con el ruido», cuenta José Luis Risco. La consultora pasó de tener despachos, cuyo tamaño estaba relacionado con la posición del empleado en la empresa, a tener un espacio totalmente abierto donde «ni el presidente tiene despacho». Un cambio que reconoce «no fue fácil» pero se ha conseguido, con muy buenos resultados y muy bien aceptado por los trabajadores. «Ahora conviven distintas generaciones y el beneficio es mutuo.

En lo que se refiere al papel, «todo lo que se deje encima de la mesa de lleva a uno de los últimos pisos y si lo quieren deben ir a buscarlo. Hemos conseguido que no se imprima tanto», reconoce, además de hacer una gran limpieza de papeles antes de cambiar de sede. En cuanto al ruido, es uno de los objetivos que falta por cumplir en su totalidad, «al no haber despachos es importante que se mantenga un tono suave de voz y hemos avanzado mucho».

Distribución de las plantas

En la planta 9 se encuentra un comedor que los empleados han bautizado como la Cantina de Ernesto y un espacio polivalente para eventos y formación. La zona de trabajo se encuentra entre la 10 y la 18 y la 19 está destinada para clientes con 15 salas de reuniones y un auditorio en el que entran 70 personas. Los trabajadores cuentan con taquillas individuales y una terminal de Amazon para recibir sus pedidos. En todas las plantas hay el llamado Coffee Corner y la distribución del espacio es muy similar. El edificio está coronado por un espacio con vistas panorámicas de 360 grados sobre el skyline de Madrid. El logo de EY tiene un diseño curvo y tridimensional. Cuenta con 9,7 metros de largo por 3,45 de ancho, pesa alrededor de 440 kilos y cuenta con 286 módulos da led.

La instalación del logo supuso una dura negociación entre propietario e inquilino. Actualmente se está habilitando el espacio cerrado de la corona para poder organizar eventos. Como curiosidad, desde la torre se puede visualizar perfectamente el edificio de los Nuevos Ministerios, hoy ministerio de Fomento y de Trabajo, y muchas personas buscan el supuesto diseño de la hoz y del martillo que realizó el arquitecto Secundino Zuazo.

La cantina de Ernesto ocupa parte de la planta 9
La cantina de Ernesto ocupa parte de la planta 9 - BELÉN RODRIGO

Al inaugurar el edificio se decidió instalar en él en la planta 15 el Centro de Inteligencia Artificial y Análisis de Datos de la empresa para la región EMEIA en el que trabajan 100 personas de 30 nacionalidades diferentes. «Ha sido una apuesta de la firma. En este centro pasan clientes de todo el mundo», explica la consultora. La actividad del centro se centra en el análisis de datos y ayudar a las empresas de servicios financieros a gestionar los que recopilan para mejorar sus productos y la experiencia de sus clientes. allí se encuentran dos de los robots de EY, Ada y Alan.

La Torre Azca se ha convertido en símbolo del nuevo concepto de espacio colaborativo y modelo de trabajo de las oficinas del siglo XXI.

Detalle de uno de los espacios de trabajo de la consultora, con zonas de sofás frente a los grandes ventanales
Detalle de uno de los espacios de trabajo de la consultora, con zonas de sofás frente a los grandes ventanales - BELÉN RODRIGO