Tielmes acogerá el Museo del Crimen

M. J. ÁLVAREZ | MADRID
Actualizado:

Los amantes de la crónica negra están de enhorabuena. Madrid tendrá, por fin, un Museo de Criminología como las principales ciudades del mundo. Aspira a ser único en España y un referente en Europa, como el de Londres (Reino Unido), situado en la sede de Scotland Yard, el de Rothenburgo (Alemania), Tokio (Japón) o Nueva York (EE.UU).

En el caso madrileño, las instalaciones estarán en Tielmes, en la comarca de las Vegas, al sureste de la región y a 43 kilómetros de la capital. Se ubicará en un edificio singular, enorme, vetusto y tétrico, de principios del siglo pasado, que está siendo remozado para este fin. Es propiedad de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior que dirige Francisco Granados, impulsora de la iniciativa.

En sus orígenes, las instalaciones fueron un orfanato regentado por las hijas de la Caridad, tal y como reza aún en el frontal de una de sus puertas principales, que conserva la leyenda: «Alabado sea Dios». Después se utilizó para acoger a menores infractores.

El futuro museo albergará piezas únicas y originales de los más relevantes procesos judiciales de nuestro país, una vez finalizados, tal y como marca la ley. Entre ellas, habrá efectos personales del general Prim, Cánovas del Castillo o Dato, entre los jefes de Estado asesinados; el cuchillo y las pistolas usadas por el Jarabo, uno de los criminales más terribles de la historia, o los naipes del psicópata bautizado como el «asesino de la baraja», entre los casos más recientes. También habrá sumarios de interés, como el de Mateo Morral, el anarquista que atentó contra Alfonso XIII y Victoria Eugenia de Battenberg el día de su boda (31 de mayo de 1906).

Exposición e investigación

La iniciativa pretende dar cuenta de la historia policial y penitenciaria española, así como del estudio de los crímenes más importantes cometidos en España y los hechos delictivos singulares.

Dirigido al público en general y a investigadores en particular -criminólogos, policías, forenses...-, en su base de datos los estudiosos podrán acceder a materias tales como balística, toxicología, armamento, repertorio fotográfico de criminales, bases de ADN o fauna cadavérica.

Por ello, se dividirá en dos partes: la destinada a los profesionales de la antropología médica, forense, paleontología y criminalística, que será cerrada, y la de exposición, abierta.

En la parte que se mostrará al público, los fondos se nutrirán de las piezas del depósito de los Juzgados de Primera Instancia y de Instrucción de Madrid, así como de las existentes en los depósitos de la Policía Judicial y de colecciones cedidas por el Instituto Anatómico Forense y varios museos, como las relativas a Jarabo, que están en Ávila.

Dichos objetos, en lugar de estar guardados en los sótanos de las distintas dependencias, podrán ser contemplados por los amantes de la criminología, repartidos en distintas salas.

También se podrán apreciar en el museo objetos de colecciones particulares, entre los que se encuentran algunas piezas cedidas por la Universidad Complutense, pertenecientes a la colección de emérito profesor José Manuel Reverte Comas, experto en la materia.

Pero eso no es todo. Contará también con el maletín antropológico de Bertillón, el primer instrumental existente para identificar a personas. Otra de las salas estará dedicada a los aparatos de ejecución como el garrote vil.

Aunque las obras de adecuación van a buen ritmo, los cálculos que maneja el Gobierno regional es que abra sus puertas en el primer trimestre de 2011, una vez se trasladen todas las colecciones y piezas.

Aunque el complejo abarca dos edificios, el antiguo orfanato y uno más moderno, todos los fondos expuestos estarán en el viejo inmueble. El nuevo acogerá las oficinas y bases documentales.

Salas de huesos humanos

Inicialmente se pensó en el Campus de la Justicia para ubicar el Museo, pero ante la ralentización del proyecto, se optó por Tielmes. Una decisión que servirá para potenciar la zona.

Entre las joyas de la corona que atesorará el Museo de la Criminología se encuentra la «extensa y valiosa colección única de huesos humanos» del profesor Delfín Villalaín, catedrático de Medina Legal», explicaron fuentes de la Consejería de Justicia. Se expondrá en una gran sala. El objetivo es que, de una forma antropológica, los estudiantes y curiosos puedan aprender todo lo necesario sobre restos humanos y huesos.

Junto a la zona de exposición se habilitará un taller donde los visitantes podrán ver de cerca una selección de todo lo expuesto, ayudados por expertos en la materia. Una de las características principales del recinto es que será un museo interactivo y en constante renovación, al incorporar los nuevos casos que se vayan produciendo y las piezas de los procesos judiciales finalizados.

Sus impulsores destacan que «no pretende ser un museo de los horrores, sino un centro de investigación para aficionados y estudiosos».

ABC pone a disposición de sus lectores en su edición digital, de forma gratuita, la historia de todo el siglo XX y los albores del XXI tal y como la ha contado. La tiene al alcance de un clic.