Entrada al parking de la plaza de Pedro Zerolo, con el lazo rojo diseñado por Teresa Sapey
Entrada al parking de la plaza de Pedro Zerolo, con el lazo rojo diseñado por Teresa Sapey - ESTUDIO TERESA SAPEY

Teresa Sapey: «El proyecto para reformar la plaza de Pedro Zerolo es inviable»

La arquitecta que diseñó el parking bajo este espacio advierte del «riesgo» que supone alterar la distribución de cargas en la superficie

MadridActualizado:

La decisión, en 1999, de crear un parking soterrado en la plaza Vázquez de Mella –hoy de Pedro Zerolo– fue un alivio para los vecinos, pero un verdadero «quebradero de cabeza» para los técnicos que lo acometieron. La decisión de Ahora Madrid de realizar una gran reforma que altere la distribución y la estética de su superficie, no sólo preocupa a los vecinos, que han intentado infructuosamente detener el proyecto por todos los medios. Expertos como la arquitecta Teresa Sapey, vinculada «profesional y emocionalmente» a este espacio de la capital –fue ella quien firmó la modernización del aparcamiento subterráneo en 2005– advierten ahora del «riesgo» que supone alterar la distribución actual de las cargas a ras de calle. «Esta plaza, ya en su tiempo, tenía muchísimos límites de actuación porque no tiene una solera que permita ni sobrecarga estructural ni plantas verdes de gran porte», explica, preocupada, a ABC.

Su temor, tras analizar el proyecto que ha elegido «unilateralmente», según la Asociación de Vecinos de Chueca, la alcaldesa Manuela Carmena y el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible José Manuel Calvo, no es otro que «no hayan estudiado bien esas limitaciones». «El forjado es ligerísimo y no aguantaría ninguna sobrecarga», recalca tras destacar que el plan incluye levantar grandes espacios ajardinados con árboles. «La suma de todo lo que aparece en el proyecto, no lo aguanta», sostiene dando por bueno lo que reflejan las recreaciones que hizo públicas el Ayuntamiento. «Está muy bien en la maqueta poner árboles de esa altura, que llegaría a cuatro o cinco metros. Pero, para ello, necesitarían un metro y medio o dos de tierra hacia abajo. Como no pueden excavar porque está el parking, tienen que elevar las jardineras sobre la solera», dice conocedora del reto que supondría. Y va más allá: «Si los árboles planteados son de este porte, la sobrecarga de peso que implica no solo podría hundir la plaza, sino afectar a los edificios adyacentes», asegura. «El proyecto que plantea el Ayuntamiento no es nada serio. Es inviable», sostiene. «Además, es una plaza muy dura. Un proyecto muy burgués, como para un barrio de alto nivel», concluye sobre el estilo elegido.

Mas allá de lo puramente técnico, la idea de reformar este espacio icónico de Chueca le ha «atravesado el corazón». Sapey se llevó el primer disgusto tras conocer los planes iniciales que incluían retirar el gran lazo rojo de la entrada al parking. «Es el símbolo de una época, de la lucha contra el Sida, que aparece en todas las guías. Lo que más me dolió es que la decisión de retirarlo era gratuita. ¿Para qué esto?», se pregunta. «Espero que la intención inicial de eliminar la escultura fuera un error y que aún quede gente inteligente en el Ayuntamiento que haya decidido dar marcha atrás. Cuento con ella. Si dan marcha atrás también al proyecto, podremos olvidarlo», dice.

La arquitecta italiana, que se siente «madrileña» tras décadas viviendo en la capital, extiende sus críticas a la política urbanística que ha llevado a cabo Ahora Madrid en estos cuatro años. «Este proyecto es un ejemplo de cómo este Gobierno local se ha preocupado más por la imagen social que proyecta con este tipo de ideas que por la sociedad a la que representa», asegura en la línea de las críticas que han manifestado los vecinos contra Carmena y Calvo por no atender sus peticiones.

«Es una plaza muy querida por los vecinos y que aparece citada en las guías internacionales de arquitectura contemporánea», dice, tras preguntarse si no hay nada «más urgente por hacer en la ciudad». «Claro que lo hay: es mucho más necesario acometer políticas de ahorro energético en la ciudad, mejorar la red de transporte público o atender las peticiones de vecinos, comerciantes y trabajadores de Madrid Central», responde.

Los vecinos, «desesperados»

El proyecto para reformar la plaza se ha convertido en una larga «pesadilla» para quienes viven en su entorno. El presidente del colectivo vecinal de Chueca, Esteban Benito, ha reiterado el rechazo que ha suscitado la idea en el barrio desde que se hizo pública la intención del Ayuntamiento. Las críticas, dirigidas fundamentalmente contra la política de «hacer oídos sordos» a sus peticiones han «desesperado» a los vecinos.

Después de que el Área de Desarrollo Urbano Sostenible mantuviera sus planes, a pesar de que la junta de Centro aprobara paralizar el proyecto a través de una moción de urgencia presentada por el PP, han perdido la esperanza. «Seguiremos intentándolo aunque no les importe nada», aseguran. Sus temores, frente a los «peligros técnicos» que advierte Sapey, son otros. «El diseño de la nueva plaza, con terrazas inclinadas que forman un graderío, va a fomentar el ruido, el botellón y el vandalismo que ya padecemos», denuncian.