Sueños enviados por mensajería urgente

TATIANA G. RIVAS | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Cecilia, Cecilia, Cecilia, ...», vitoreaban los trabajadores de la empresa de mensajería de Getafe Tourline Express. Los elogios y las alabanzas fueron pocos teniendo en cuenta que gracias a Cecilia Fernández, una de las dueñas de esta sociedad, cerca de una treintena de personas han engrosado hoy sus cuentas con varios ceros a la derecha.

Esta mujer repartió el 53152, el segundo premio, a diestro y siniestro. En total, más de un millón y medio de euros distribuidos entre sus empleados, los de la peluquería colindante y sus familiares. «Espera, cariño, que me estoy mareando», decía su hermana Mª Sol por teléfono mientras comunicaba la noticia. «Lo primero que vamos a hacer es irnos a Eurodisney, a París, con los niños», aseveró. Su sobrino Fernando, de 22 años, también se lleva la cantidad de 100.000 euros que compartirá con su padre. «Tengo que tener la cabeza fría para ver en qué lo invierto», decía alucinado. Más claro lo tenía su compañero Roberto Semeniuk, de 22 años: «Lo primero, un coche, el más bonito y el que más corra», apuntó.

Una ayuda para el paro

En los quince años que lleva funcionando esta empresa de mensajería urgente siempre han comprado la lotería de Navidad en la administración «El Trébol». Este año, afortunadamente, no iba a ser diferente. La recepcionista Graciella, de 32 años y separada, vive de alquiler en un piso de 30 metros cuadrados con sus tres hijos. «Ahora podré buscar una casa decente», aseveró. Tamara Ortega, de 18 años, finalizó sus prácticas en esta empresa hace una semana, pero antes de irse compró un décimo con su tío. «Aún no me lo creo», comentó risueña.

La familia Pacheco Bustos también resultó agraciada con 100.000 euros. Agustín y Caridad ya están jubilados y «tenemos todo pagado», pero dos de sus tres hijos, Jesús, de 35 años, y Juan, de 28, se han quedado en el paro desde hace un año y dos meses respectivamente. «Hay que ayudarles, pero también me voy a llevar a mi señora de viaje», decía el cabeza de familia.

Claudia Gómez, la dueña colombiana de un bar de la zona se quedó diez décimos del quinto premio, en total 50.000 euros. «Otro décimo se lo mandé a mi mamá», expresó. Todos ellos festejeron a lo largo de la jornada la consecución de este premio con el que ya han empezado a soñar.

Rentas medias

Como en el distrito madrileño de Tetúan, la mayor parte de los beneficiarios de los premios son familias de rentas medias que tendrán en el premio un importante aliado en el futuro. Entre los afortunados también se encuentran los empleados del Híper-Getafe y parte del personal del servicio de limpieza del hospital de la localidad.