Embalse de Valmayor
Embalse de Valmayor - JAIME GARCÍA

Sirenas y avisos a la población en el plan de emergencias de las presas madrileñas

Las 15 infraestructuras de titularidad del Canal de Isabel II contarán con un sistema de advertencias en caso de riesgo de inundaciones

MADRIDActualizado:

Las sirenas avisarán, y la población recibirá información por megafonía, en caso de riesgo de inundación en los territorios cercanos a las 15 presas de titularidad del Canal de Isabel II. Estas medidas son parte del contenido del Plan de Emergencias que ha puesto en marcha la Comunidad de Madrid, y en el que se han invertido 7 millones de euros.

Se trata de que quienes vivan en las zonas de posible riesgo de inundación conozcan el riesgo real y tengan instrucciones claras sobre lo que se debe hacer en caso de peligro. Las 15 presas afectadas serán las de La Aceña, El Atazar, La Jarosa, Manzanares El Real, Navacerrada, Navalmedio, Las Nieves, Pedrezuela, Pinilla, Pontón de la Oliva, Puentes Viejas, Riosequillo, Valmayor, El Vado y El Villar.

El plan ha sido anunciado por el consejero de Presidencia y presidente del Canal, Ángel Garrido, e incluye crear en cada una de las presas una sala de emergencias, con un sistema de comunicación con los organismos responsables de atender una situación de emergencia, y un sistema de aviso a la población afectada, que funcionará en media hora mediante señales acústicas.

Subida del agua

De este modo, en caso de que se produzca una subida brusca del nivel del agua, y sea recomendable el desalojo inmediato de la población, podrán utilizarse varios sistemas de aviso, desde la megafonía a las sirenas o el envío de mensajes al móvil a través del 112.

También se entregará a la población de la zona un material impreso en el que se recojen los consejos: alejarse del cauce de ríos y arroyos, acudir a lugares elevados, estar atento a los avisos de las autoridades y a las noticias que se hagan llegar a través de los medios de comunicación.

Otras recomendaciones son: no utilizar el móvil salvo en caso de emergencia -para evitar el colapso de las líneas-, no ir a buscar a los niños al colegio - «los profesores saben cómo actuar y los evacuarán con eficacia»-, y no utilizar las carreteras afectadas ni cruzar ríos o torrentes.