Sin chabola y sin papeles... por error
Ronald Arnez posaba ayer junto a los restos de la vivienda que habitó en la Cañada Real Galiana / JOSE ALFONSO

Sin chabola y sin papeles... por error

MARÍA ISABEL SERRANO | MADRID
Actualizado:

La vida de Ronald Arnez y su mujer, Olga Almendras, bolivianos, giró radicalmente el 22 de abril de 2008. Por error, el Ayuntamiento derribó el bloque de viviendas donde él, su familia y otros 28 adultos y 12 menores vivían. Era el número 61 de la Cañada Real Galiana, donde se asientan ilegalmente unas 40.000 personas. La orden de derribo era para el número 63. «Lo advertimos y no nos hicieron caso», dice Ronald.

Ahora, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) establece que se «vulneró el derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio» y condena al Consistorio a indemnizar «por daños y perjuicios» a este matrimonio que se quedó con lo puesto y en la calle junto a sus dos hijos menores. «¿Alegre por la sentencia? No está mal pero nos arruinaron la vida», añade este hombre que vivió de la caridad en la parroquia de San Carlos de Borromeo, en Entrevías, y ahora paga, dice, un alquiler de 900 euros al mes.

«Trabajo esporádicamente en lo que puedo. Mi mujer está igual. Como, cuando el derribo, no nos dejaron sacar nada de casa, ni documentos, ni dinero, ni ropa, ni nada, no pudimos demostrar nuestro arraigo en España para conseguir los papeles».

Su abogada, Sonia Rello, considera que el Ayuntamiento no puede recurrir el fallo. Lo que sí tiene claro es que puede sentar un precedente para las otras familias que también habitaban en el edificio derrumbado por error, aunque estuviera construido ilegalmente.

Ronald pide una vivienda y la agilización de los trámites para conseguir la tarjeta de residencia porque «todo quedó bajo los escombros».