J. Numar

Una silla de premio

La obra de Celia T. Alamán, de 21 años, se alzó con el triunfo en la I edición de galardones al talento y a la creatividad de Moongata

MadridActualizado:

Se llama Celia T. Alamán tiene 21 años y el diseño de un objeto en apariencia tan simple como una silla se llevó el miércoles el gato al agua en la I Edición de los Premios Moongata 2017, que recompensan el talento y la creatividad. Al certamen se presentaron cien jóvenes alumnos del Istituto Europeo di Design Madrid (IED), que quedaron reducidos a diez finalistas.

Su obra, titulada «Silla para todo y para nada» obtuvo la máxima puntuación, prácticamente, por unanimidad. «Quise separar la idea del concepto y reflejar dos aspectos: el del objeto básico con cuatro patas y un respaldo y el multifuncional en el que la silla se deforma, se reinterpreta y se crean distintas figuras en función del ángulo desde el que se observe, a modo de juego», indicó T. Alamán. Para ello, utiliza una mirilla metálica que coloca a cierta distancia y por la que se mira, reveló. Está hecha del mismo material que su pieza: barras de hierro soldado.

Dentro de una semana se licencia en Diseño de Producto. Además de los mil euros del premio, su obra será producida, exhibida y vendida después del verano en Moongata, un espacio dedicado a la búsqueda de nuevas tendencias en decoración e interiorismo, con piezas propias y ajenas, que exhiben en el número 13 de la calle Lope de Vega (Centro).

Beatriz Amann, coordinadora académica de IED, centro que formó parte del jurado, destacó la calidad de las obras seleccionadas. «Estamos en la primera línea mundial, tanto en talentos consagrados como en noveles, como se ha demostrado en la Milano Design Week».

Los fundadores de Moongata, Alfredo Díaz (diseñador) y José Usero, explicaron el «leitmotiv» de su espacio y del certamen: «Valoramos la belleza, que los objetos tengan alma, personalidad, sorprendan y sean auténticos, mientras ayudamos a que las creaciones lleguen más rápido al mercado».