Opinión

Sí a la enseñanza concertada

Creo en la Libertad y en la mejor Educación en España. Como creo que no hay dos niños ni dos familias iguales

CANDIDATA DEL PP A LA COMUNIDAD DE MADRIDActualizado:

Creo en la enseñanza concertada y es un grave error de la izquierda no apostar por ello. Creo en que cada niño debe recibir la mejor educación posible en la escuela que sus padres decidan, como hace el 94 por ciento de las familias en la Comunidad de Madrid.

Lamentablemente, la izquierda vive contra la verdad de que los padres son los primeros y principales educadores de sus hijos. Según mi visión, a los padres no se les puede negar el derecho a que sus hijos reciban formación en las instituciones escolares que estén de acuerdo con sus convicciones: así lo reconoce expresamente el artículo 27 de la Constitución. Por ello deben existir centros con proyectos educativos acordes con un ideario o carácter propio determinado para atender a la pluralidad de la sociedad.

¿Puede alguien imaginar lo que supondría a las arcas del Estado la construcción o adquisición de más de dos mil quinientas escuelas e institutos? Defender una escuela pública de calidad, que yo defiendo, no es contrario a defender un sistema educativo libre y plural. Porque es necesaria una enseñanza pública de calidad. Pero no debe ser la única.

La existencia de dos redes complementarias (enseñanza pública y privada) es necesaria en una sociedad democrática. No hay que confundir la defensa de la escuela pública con la exigencia de excluir las demás. El Estado tiene el deber de garantizar el derecho a la educación para todos, pero esto no significa que deba tener el monopolio de la misma.

El sistema de conciertos no supone hurtar recursos a la «pública» para darlos a la «privada». Se trata de un único escenario: la educación de ciudadanos españoles, con dos recorridos distintos y complementarios.

Se dice, en ocasiones, que los conciertos solo existen en España. Nada más lejos de la realidad ya que numerosos países europeos tienen un sistema parecido al nuestro, empezando por Francia (la «laica Francia») y siguiendo por Bélgica, Holanda, Alemania, Austria, Escocia, Suecia, Irlanda y otros muchos más. En todos esos países la fórmula seguida ha sido la participación desacomplejada del sector privado y concertado en los servicios de interés general.

Como a mí, les importa la calidad del servicio, no quién lo presta.

Demasiadas veces se quiere alimentar la crítica contra los conciertos haciendo ver que son un privilegio de los colegios pertenecientes a entidades de la Iglesia católica. Manipulación burda porque hay colegios concertados y entidades de todo tipo como sociedades cooperativas (en un porcentaje sectorial relevante), fundaciones civiles o asociaciones de padres, entre otras. Sea cual sea la titularidad del centro educativo, lo cierto es que el concierto a quien financia realmente es a los padres y su derecho y capacidad de elegir libremente el proyecto educativo que deseen para sus hijos.

Hay que confiar que todos los padres eligen lo que consideran mejor para sus hijos, y los poderes públicos deberían aceptar su decisión, respetarla y sostenerla.

Porque yo creo en la capacidad de los padres para elegir lo mejor para sus hijos. ¿Quién lo haría mejor?

Desde el punto de vista administrativo, tomemos nota de que el gasto de la Administración pública por alumno de la escuela concertada, aunque varía de una comunidad autónoma a otra, es la mitad de lo que gasta en un alumno de la pública. De hecho, en Madrid 7 de cada 10 euros se destinan a la escuela pública frente a la concertada.

Pese a ese dato irrevocable, el fundamento y razón última de la enseñanza concertada no es ahorrar fondos públicos, ni ofrecer puestos escolares donde no existen plazas públicas suficientes, sino atender a la pluralidad de la sociedad y hacer posible la libertad de las familias para elegir el tipo de enseñanza en todos los niveles escolares a través de una red complementaria (no subsidiaria) de la pública. La enseñanza concertada es Libertad, que es mi principal ambición política.

No se suele destacar que el 44 por ciento de los alumnos con necesidades educativas especiales están atendidos en centros concertados, a pesar de que la presencia de estos en el ámbito educativo español es proporcionalmente mucho menor. Y la escuela concertada lo hace, desde siempre, con muchos menos recursos humanos y económicos que la escuela pública.

Creo en la Libertad y en la mejor Educación en España. Como creo que no hay dos niños ni dos familias iguales. Por eso creo en la convivencia de la escuela pública, la escuela concertada y la escuela privada.

Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP a la Comunidad de Madrid

POR ISABEL DÍAZ AYUSOPOR ISABEL DÍAZ AYUSO