El «show» de Esperanza Aguirre

La «lideresa» tilda a una presentadora de Telemadrid de «podemita» y dice que Rato le da «pena»

MadridActualizado:

Como si no hubiera pasado el tiempo, Esperanza Aguirre llegó, habló y la montó. La expresidenta regional demostró ayer, durante una entrevista en Telemadrid, que no ha perdido ni un ápice de su «vis política» ni de su capacidad de crear polémica. Así lo hizo al responder de forma airada a la presentadora del programa, Verónica Sanz. Como no le gustaron sus preguntas –se metían demasiado con el PP, según ella–, terminó diciéndole: «Será usted podemita». Al acabar la entrevista, no esperó a que se cambiara a un plano más corto, sino que se levantó y se marchó, ante la estupefacción de los tertulianos que participaron en la entrevista.

«Molestar al PP»

El espacio se inició a las 8.30 y en él tanto la conductora del mismo como el resto de periodistas que la acompañaban formularon todo tipo de preguntas de actualidad a Aguirre. Asuntos como Cataluña, la condena a Rodrigo Rato, el Campus de la Justicia, las próximas elecciones municipales y autonómicas, el comisario Villarejo, el Partido Popular «postRajoy»... Pero cuando Aguirre mostró su malestar fue al ser preguntada por la denuncia que Podemos ha presentado ante la Fiscalía Anticorrupción por el supuesto sobrecoste por derivación de pacientes de la sanidad pública a la privada. Fue ahí cuando la expresidenta estalló y comentó que le parecía «muy bien» que a Podemos y a la presentadora no les gustara ese tipo de gestión: «Será usted podemita, me parece estupendo». La conductora del programa mantuvo el tipo con gran profesionalidad, mientras Aguirre insistía en que «sólo me pregunta por cuestiones que pueden molestar al PP».

Durante la entrevista, la expresidenta popular aseguró que «nadie me ha llamado para formar parte de ninguna lista», ni cree que Pablo Casado lo haga. Se negó a entrar en «futuribles» y se limitó a señalar que estaba ya «en otro momento de mi vida», aunque reconoció que la política le sigue interesando con la intensidad de siempre. De hecho, quiso dejar claro que «Carmena no es imbatible; yo la batí. Lo que pasa es que el PSOE es el esclavo de Podemos».

Sobre el expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato, dijo que le da «mucha pena» que vaya a entrar en prisión por el caso de las «tarjetas black»: «No sé si las cárceles están para 90.000 euros», que además «ha devuelto».

Y, en cuanto a Ángel Garrido, la expresidenta regional considera que es «un excelente candidato», aunque recuerda que «la candidatura de un presidente de Comunidad Autónoma lo decide el comité electoral nacional del partido, no la regional». El reciente llamamiento de Garrido al partido para que vaya hacia el centro cree que tal vez se deba a su descontento por los nombramientos en la ejecutiva regional, y señaló que «quizá» a ella tampoco le gusten.

Con Villarejo

Aguirre confesó que tuvo un encuentro con el comisario Villarejo, a raíz de su incidente de tráfico en la Gran Vía y de una denuncia interpuesta por la asociación Transparencia y Justicia contra la decisión judicial de exonerarla de aquella acción. «Me reunió un señor que dijo ser el presidente de esa asociación y que me insinuó que alguien había pedido que me dieran un susto, dejando caer, aunque no lo dijo así, que el interesado era el Gobierno. Al marcharnos me dio una tarjeta con su nombre, Villarejo. Seguro que me grabó». Y respecto a Casado, le parece «una bendición del cielo para el PP».