La A-42 será soterrada cuatro kilómetros y tendrá 12 carriles a su paso por Getafe

Ayer se presentó en el Ministerio de Fomento un proyecto que arrancará en dos años y medio. Al acto fue invitado Rafael Simancas, aunque no el PP

Actualizado:

M. DÍAZ

MADRID. Getafe ve más próximo el fin de la brecha que parte en dos la localidad y genera multitud de problemas a los vecinos de toda la zona: el paso en superficie de la autovía entre Madrid y Toledo (A-42). Ayer fue presentado el estudio informativo para optimizar esta vía a su paso por la localidad, y se conocieron nuevos detalles de lo que supondrá: además de soterrarse de 4 a 5 kilómetros, la autovía llegará a tener 12 carriles en algunos puntos del trazado en Getafe -seis por sentido-, y contará con una plataforma de Bus-VAO para transporte público al menos entre la plaza de Fernández Ladreda (de donde arranca el proyecto) y Torrejón de la Calzada, 25 kilómetros al sur.

Así lo explicaron ayer el secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, el alcalde de Getafe, Pedro Castro, y el portavoz socialista en la Asamblea, Rafael Simancas. «Estamos ante el proyecto más importante de nuestra ciudad», aseguraba Castro (PSOE), convencido de que tras «ocho años intentando conseguir este proyecto por fin vamos a lograr unir Getafe». Y es que la A-42 separa del resto de la ciudad los barrios de La Alhóndiga, el Sector 3 y el futuro nuevo Bercial, afectando a un total de 50.000 getafenses, explicaron fuentes municipales.

Sin plazos

El proyecto no arrancará hasta dentro de unos dos y años y medio, según el propio alcalde, pero el estudio no recoge plazos de cuándo concluirá. Tras la presentación, el documento deberá exponerse dos meses, y después el Ministerio de Medio Ambiente habrá de declarar su impacto medioambiental.

Según las primeras estimaciones, esta actuación costará unos 150 millones de euros, sufragados casi íntegramente por el Consistorio de Getafe, mientras que Fomento se encarga de la dirección. Ayer, Castro invitó al Gobierno regional a participar, aunque no invitaron al acto a nadie. «No se puede pedir mayor esfuerzo a la Comunidad, sobre todo cuando la A-42 es competencia estatal», respondió el portavoz del PP en la Asamblea, Antonio Beteta, celebrando la puesta en marcha del proyecto aunque preguntándose por qué fue invitado Simancas y no IU ni ellos.

La actuación se enmarca en un protocolo firmado en mayo entre Castro y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, y aún no se ha determinado cuántos kilómetros se soterrarán: «Oscilan entre 4,1 y 4,8, depende de si el inicio del soterramiento en la M-45 concluye en el enlace con el Sector 3 o llega a la M-50», apunta el Ayuntamiento.

En todo caso, se liberarán cuatro millones de metros cuadrados de suelo que se destinará a zonas verdes y equipamientos sociales «y ni una vivienda», aseguraron. «Aumentará la calidad de vida y medioambiental de los vecinos», destacó por ello el alcalde, y «se ahorrarán dos horas diarias en carretera para ir y venir de trabajar».

Reducir los accidentes, mejorar el transporte público con el bus-VAO o disminuir el ruido en las proximidades a la A-42 son otras de sus ventajas.