El «lujo» de trabajar en el cielo

Cerca de 6.000 personas trabajan en las cuatro torres, que cuentan con los mejores servicios para mimar a sus empleados, sobre todo Torre Espacio

MADRID Actualizado:

Casi 6.000 personas trabajan en el cielo de Madrid. Como lo leen. Así podría resumirse una jornada en las Cuatro Torres de la Castellana: 9.00 de la mañana. El empleado accede a un edificio con acceso restringido y de máximo nivel de seguridad. Llega a su planta a través de los ascensores más rápidos de España (ocho metros por segundo). Para ello ha de pasar por plataformas que otorgan unas vistas espectaculares de la ciudad.

Si su puesto está en Torre Espacio, mientras trabaja podrá encargar a la empresa cualquier petición personal sin preocuparse de comprarlo cuando termine la jornada: un libro de la escuela del niño, un juguete, un producto de cosmética, un regalo, etc. En el menor tiempo posible, el producto estará en la oficina. Es lo que se conoce como servicio «espacio-facilities».

14.00 horas. Llega la hora de comer. A su disposición está deleitar al paladar y los ojos en diferentes alturas; en restaurantes inaccesibles para cualquier otro ser humano. No intenten entrar. No podrán.

Come, reza, compra...

Después de volver al tajo y una vez finalizado el día, este privilegiado puede desestresarse haciendo «footing» en una máquina estática con un paisaje de película. La mensualidad, mucho más barata que cualquier gimnasio de la ciudad: desde 50 euros con entrenador personal y sauna en vestuarios. No pretendan apuntarse si no trabajan en una de las empresas de Torre Espacio. No podrán. Cortarse el pelo en la peluquería de la primera planta o depilarse y de paso dejar el traje en la tintorería de la 19; acudir a una misa a las 8.30 en la capilla de la 33, o hacer unas compras de primera necesidad antes de partir hacia casa es posible en Torre Espacio, el edificio del grupo Villar Mir que prioriza la satisfacción de sus empleados por encima de todo. Tanto es así que si se tiene que limpiar el coche, desde 6 euros se lo llevará impoluto. El servicio se presta mientras permanece estacionado.

Son pocas las prestaciones que quedan a disposición de agentes externos. De los más privilegiados es el de la planta 50 de la torre de la Mutua, la cúspide, a 250 metros de altura. La misma cuenta con seis salas que han sido diseñadas por el estudio de arquitectura A-cero que dirige Joaquín Torres y un jardín vertical al aire libre. Desde 5.000 euros la media jornada en tres espacios de esta planta hasta los 10.200 euros por la jornada completa en los 1.000 metros cuadrados que la conforman cualquiera puede celebrar un acto de empresa en este lugar con tecnología puntera.

Lujo en boca desde 60 euros

En el restaurante de lujo 33 de la Torre de Sacyr ubicado en la planta que le da nombre, también puede reservar cualquiera por un precio medio que parte de 60 euros por persona. También se pueden hacer con una sala para reuniones o comidas y cenas desde los 500 euros.

La crisis ha sido la responsable de que a día de hoy las torres no estén al 100% de su ocupación. En el caso de la de Caja Madrid y la Mutua no supera el 30%. En la primera, el personal permanece en la antigua central, la Torre KIO impar, que desde hace un año está en venta. Eso sí, se puede decir que los cerca de 6.000 empleados que por ahora trabajan en ellas tienen unos beneficios diferentes al resto de los mortales. El lujo de tener un puesto en el cielo.