Nueva sede del Banco Popular, en Madrid
Nueva sede del Banco Popular, en Madrid - ISABEL PERMUY

El Santander inicia el traslado de su plantilla a la nueva sede del Popular

La mudanza al edificio de Juan Ignacio Luca de Tena, con capacidad para 3.000 empleados, acabará tras el verano

MADRIDActualizado:

Banco Santander ha comenzado la mudanza de su filial española a la nueva sede que el Popular, entidad que absorbió hace ahora un año tras su intervención, había construido en la calle Juan Ignacio Luca de Tena, 11-13, en la salida de Madrid por la A-2 en dirección a Zaragoza. El grupo presidido por Ana Botín ha comenzado ya a reubicar a parte de la plantilla de Santander España en este edificio de nueva construcción, aunque la mayor parte del traslado se hará después del verano.

El inmueble, diseñado por el estudio de arquitectura Ayala, que tiene una superficie de 123.000 metros cuadrados y está formado por cuatro módulos de oficinas de cuatro plantas cada uno conectados entre sí por pasarelas, lo encargó el Popular bajo la presidencia de Ángel Ron para albergar a los 2.000 empleados de servicios centrales.

Hasta ahora, los empleados de los centros corporativos del Popular se repartían en varios edificios de Madrid, entre ellos la sede social en el emblemático Edificio Beatriz de la calle Ortega y Gasset y en las oficinas de la calle Velázquez con Goya, ambos en el barrio de Salamanca.

La nueva sede, que tuvo un coste estimado de algo más de 140 millones de euros, se suma a otros edificios que el que fuera sexto banco del país ya tenía en la misma zona, como la sede de su división de tecnologías de la información al otro lado de la A-2, en la calle de Abelias, con una superficie total de 53.700 metros cuadrados.

Venta exprés

Después de la resolución del Popular en junio de 2017 por las autoridades bancarias europeas y españolas y su venta exprés al Santander, la dirección del grupo cántabro decidió reubicar en esta nueva localización en la calle de Juan Ignacio Luca de Tena parte de los servicios centrales de Santander España, sociedad en la que se ha integrado el Popular.

Esta plantilla, tras el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ejecutado a principios de este año, ha quedado formada por algo menos de 5.000 profesionales, de los 32.611 con que cuenta el primer grupo bancario del país en España. Algunos han sido reubicados en otras áreas, y actualmente la dirección del banco y los sindicatos negocian la homologación de las condiciones laborales de ambas plantillas, las de Santander España y las de los trabajadores del ya extinto Banco Popular.

Los traslados, según han confirmado en el banco, han comenzado ya a producirse, pero muy poco a poco, y el grueso de la mudanza se hará después de las vacaciones de verano. La mayor parte de los trabajadores de servicios centrales de Santander España se encontraban ubicados actualmente en la calle de Mesena, en el barrio de Hortaleza, en el edificio en el que tenía su sede Banesto, filial del Santander que el grupo decidió absorber societariamente a finales de 2012 haciendo desaparecer la marca. Ahora bien, la mudanza afectará también a equipos del banco emplazados ahora mismo en la Ciudad Financiera del grupo en Boadilla del Monte.

Impacto en el tráfico

Aunque la nueva sede cuenta con capacidad para un máximo de 3.000 personas, el edificio solo dispone de 1.600 plazas de garaje, repartidas en cuatro sótanos.

El tráfico que está previsto que genere en la zona la llegada de la plantilla del Santander España, así como las nuevas instalaciones de la Clínica Universitaria de Navarra en el mismo barrio, ya obligó al Ministerio de Fomento a construir una vía de servicio paralela a la A-2 en dirección a Zaragoza desde el fin de la calle de Josefa Valcárcel, cuya ejecución ya está lista y preparada para ese desembarco de empleados del banco.