Rodeada con el círculo, una de las menores a la entrada (izda),. Al lado, manipulando el cableado
Rodeada con el círculo, una de las menores a la entrada (izda),. Al lado, manipulando el cableado - ABC
Sucesos

La salvaje técnica de la banda que robaba móviles en Apple

Usaban los dientes para romper los cables de seguridad al que van anclados los terminales. No llevaba herramientas para evitar ser cacheados

MadridActualizado:

La Policía Nacional ha detenido a un clan de rumanos por robar en dos meses veinticuatro teléfonos móviles de alta gama, la mayoría Iphone, obteniendo unas ganancias de más de 23.000 euros. Los delitos del grupo, compuesto por diez personas, los cometieron en su particular «campaña de Navidad» en la tienda Apple, situada en la el Kilómetro 0, en plena Puerta del Sol. Por ello, un juez ha dictado una orden de alejamiento a las dos integrantes y cabecillas de la banda mayores de edad, de 19 y 27 años, por lo que no podrán acercarse a una distancia de cien metros del comercio.

El resto de miembros de la banda, entre los que hay chicos y chicas, tienen entre 14 y 16. A todos se les imputa un delito continuado de hurto y a las mayores, Daniela P., y Laura M., la misma infracción, agravada por el punto 8 del artículo 234 por la utilización de menores de esa franja de edad para perpetrar las sustracciones.

Los arrestos se produjeron cuando los agentes de la Policía, que estaban al acecho, establecieron un dispositivo y lograron sorprender al clan «in fraganti» cuando trataban de robar un terminal valorado en 900 euros.

En esta banda cada miembro tenía repartidas sus funciones y actuaban de manera conjunta y planificada, a las órdenes que marcaban las jefas.

Su modus operandi era el siguiente: por surrealista que pueda parecer, los más jóvenes arrancaban a mordiscos los cables seguridad a los que van anclados los terminales al expositor –cuestión que requiere su tiempo hasta que pierden consistencia, por lo que resulta difícil no llamar la atención–. No llevaban tenazas, tijeras ni najavas con el fin de que no se las arrebataran los agentes en los cacheos.

Mientras tanto, sus cómplices armaban revuelo y entretenían a los vigilantes de seguridad en el otro extremo del comercio. Cuando los primeros lograban apoderarse del teléfono, se lo pasaban como en una cadena, hasta llegar al que estaba más cerca de la entrada, que se esfumaba con el dispositivo escondido. Los demás se marchaban tranquilamente. Así dificultaban la localización del aparato en caso de ser interceptados por los empleados o por el personal de seguridad del local.

Los hechos que se les imputan –veinticuatro robos–, los cometieron entre noviembre y diciembre pasado. Las investigaciones policiales comenzaron a raíz del aumento de los robos en esta conocida tienda de tecnología.

En Cañada y Getafe

Finalmente, tras el preceptivo dispositivo policial de vigilancia, el grupo fue arrestado. Parte del mismo vive en la zona de Valdemingómez de la Cañada Real y el resto en Getafe. La operación y la detenciones han sido llevadas a cabo por agentes de la Comisaría de distrito Centro.