Crimen ocurrido en Carabachel a finales de julio en una imagen de archivo
Crimen ocurrido en Carabachel a finales de julio en una imagen de archivo - EFE

Salvaje pelea entre bandas latinas: siete detenidos y un herido grave

Los agresores, una decena de trinitarios, salieron de caza en Puente de Vallecas y arremetieron contra unos pocos DDP

MadridActualizado:

Salieron de caza. A luchar por lo que consideran suyo: el distrito de Puente de Vallecas, un territorio que se llevan disputando las bandas latinas desde que se asentaron en la Comunidad de Madrid. En esta ocasión fueron los Trinitarios, una decena, aproximadamente, quienes, siguiendo su habitual modus operandi, fueron en busca de rivales. Y los hallaron. Se trataba de un pequeño grupo Dominican Don’t Play (DDP), unos tres o cuatro.

Aprovechando su superioridad numérica se lanzaron a por ellos. Las carreras, empujones y golpes se sucedieron por varias calles del distrito. La mayoría del grupo minoritario tras varios encontronazos con sus enemigos, logró escabullirse, salvo el último integrante, que se quedó solo y se llevó la peor parte. Fue acuchillado repetidas veces con un machete y una de las lesiones, le alcanzó en un costado, resultando herido de gravedad. Fue trasladado hasta el Gregorio Marañón, en donde a pesar de lo penetrantes de algunas puñaladas, logró recuperarse.

El suceso se produjo la madrugada del domingo 23 de septiembre. Los agentes la Policía Nacional de la comisaría de Puente de Vallecas consiguieron detener poco después en la inmediaciones a seis de los participantes en la trifulca, que se extendió por los alrededores. Todos eran mayores de edad, salvo uno, de 16 años.

«Territorio comanche»

Finalmente, el pasado miércoles, 3 de octubre, los funcionarios capturaban al último participante en la cacería: un trinitario mayor de edad, fruto de las investigaciones realizadas por la Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía, que se hizo cargo del caso y tramitó las diligencias, dando por zanjado el asunto.

Precisamente este distrito, el de menor renta per cápita de la capital, es uno de los escenarios en donde los pandilleros se hacen notar y se disputan el territorio, por lo que registran numerosos choques. La penúltima pelea de la que se tiene constancia se produjo este verano. Fue la madrugada del 19 de agosto cuando un «trinitario» de 21 años de origen peruano, resultó herido de gravedad por las, al menos, cuatro cuchilladas que le asestaron en cuello tres «ñetas». La heridas, perpetradas con un machete, le alcanzaron el cráneo, la mano (tenía dos dedos muy afectados) y en la espalda (escápula y fosa renal). Ocurrió cuando estaba en un portal. Malherido, se arrastró como pudo hasta un parque cercano, donde se desplomó. Poco después la Policía Nacional detuvo a uno de los sospechosos, de 23 años y miembro de los Ñeta, acusado de tentativa de homicidio.

La banda más fuerte ahora es la de los Trinitarios. Entre todos los grupos suman unos 250 miembros activos. Desde 2004 ha habido 16 asesinatos (el último, el 29 de julio pasado en Carabanchel). En lo que va de año se está registrando un repunte de su violenta actividad.

En la capital, los pandilleros se concentran en los distritos del sur. Puente de Vallecas, en su día territorio de los Latin King, ahora es bastión de los Trinitarios, aunque coexisten con Ñetas, DDP y los pocos «reyes latinos» que existen tras perder su corona por la detención de su cúpula en 2010. Tetuán es zona de Trinitarios. En Villaverde Alto y Bajo predominan los DDP y Trinitarios, respectivamente, mientras que en Carabanchel y Latina, ambas bandas, junto a los con Ñetas.