Botellón en la plaza de Chueca este fin de semana
Botellón en la plaza de Chueca este fin de semana - MAYA BALANYÁ

El ruido y las restricciones por el Orgullo Gay hartan a los vecinos: «Nos expulsan de nuestro barrio»

La Asociación de Vecinos de Chueca acusa a Carmena de «pisotear sus derechos» por un negocio de alcohol

Habrá cortes y restricciones de tráfico en catorce barrios de cuatro distritos durante una semana

MadridActualizado:

Las fiestas por el Orgullo Gay de este año, que se celebran en la capital hasta el próximo domingo, supondrán un importante trastorno para la circulación del vehículo privado y de mercancías. Los cortes y restricciones al tráfico y el aparcamiento afectarán desde hoy a catorce barrios de cuatro distritos, especialmente en Centro, que se clausura totalmente, y en arterias como la Gran Vía o la Castellana, durante el sábado. Esta imposición, más allá de las quejas por la permisividad con el ruido, centran las quejas de los vecinos de Chueca contra el Ayuntamiento, a quien acusan de una «gestión negligente»: «Nos expulsan de nuestras casas por un negocio de alcohol».

La actividad generada en el barrio, sin embargo, no satisface a sus vecinos en ninguno de los aspectos. En primer lugar, por la «barra libre» de ruido que el Consistorio permite al declararlo fiesta de especial relevancia, pero también por el enorme trastorno que provoca en la movilidad. «Si nos afectan menos las restricciones es porque nos vamos o, mejor dicho, porque nos expulsan de nuestro barrio», declara a ABC el presidente de la Asociación de Vecinos de Chueca, Esteban Benito. Quienes no se van, añade, «están resignados» a no usar el coche: «Es materialmente imposible». Deben asumir y aceptar esta situación pese a que tienen pagada una plaza en los 18 aparcamientos afectados, de los cuales 14 están en el distrito de Centro.

Entre las quejas de los vecinos, no obstante, el ruido ocupa un lugar preferente. La asociación de Chueca, presente en un grupo consultivo sobre esta problemática a nivel europeo, ha expuesto sus reclamaciones de cara a que se trasladen a la Comisión de Medio Ambiente. «La gestión es completamente negligente porque esto no es una fiesta de interés general, es un negocio de alcohol que se aprovecha de la bandera del Orgullo», denuncia Benito.

Restricciones al tráfico

Las prohibiciones a la circulación, que pueden ampliarse o cambiar en función de la afluencia de público, afectan fundamentalmente al barrio de Chueca, un año más el epicentro de las celebraciones por el Orgullo. Desde hoy y hasta el domingo se cortarán en diferentes horarios (ver gráfico) las calles de Pelayo, Gravina, Augusto Figueroa, Barquillo, San Marcos, San Bartolomé, Reina, Clavel e Infantas. Esto hará inaccesibles otras vías anexas, como San Gregorio, San Lucas, Belén, San Mateo o Regueros.

No obstante, desde la pasada madrugada ya está cerrado el tráfico en la calle Plaza del Rey, en los tramos comprendidos entre la esquina de la calle de la Libertad hasta Barquillo, por un lado, y entre Augusto Figueroa y Alcalá, por otro. No se restituirá hasta la medianoche del domingo, cuando acaba definitivamente la fiesta.

El sábado, día grande de las celebraciones, es uno de los más conflictivos en cuanto a ruido, pero también en los cortes en vías principales. Entre las 8 y las 16 horas se cerrará totalmente la circulación en la Gran Vía, desde la calle de Alcalá hasta la Plaza de España. Quedan excluidos los vehículos de carga y descarga de negocios en la avenida, residentes transporte público, taxis y VTC, autobuses turísticos acreditados, servicios, limpieza y aquellos que demuestren que tienen una reserva en un hotel de la zona.

El mismo día, con motivo de la manifestación, se cerrará hasta medianoche el paseo del Prado y la Castellana, así como la zona de Méndez Álvaro y la glorieta de Carlos V. Tanto en el eje Prado Recoletos como en la plaza de Colón, donde finaliza el evento, no se podrá circular incluso horas después, por labores de limpieza. Además, esta prohibición se unirá con el corte dominical del Paseo del Prado, que se inicia a las 9 horas del domingo.

En cuanto al Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), se verán afectados el entorno de la plaza de Pedro Zerolo y el barrio de Justicia; los residentes en este barrio, en cambio, podrán aparcar en toda la ciudad, tanto en zona verde como azul.

Paso de camiones

Por seguridad, como ocurre en grandes aglomeraciones desde hace años, está prohibida la circulación de todos los vehículos de más de 3.500 kilos. Con diferentes horarios, no podrán moverse en la totalidad del distrito Centro y, únicamente el sábado y la madrugada del domingo, en los barrios de Recoletos (Salamanca), Jerónimos, Pacífico y Adelfas (Retiro) y Almagro, Trafalgar y Arapiles (Chamberí).

A estos cortes hay que sumar los que se prevén en la Puerta del Sol y la calle Mayor –desde hoy a las 16 horas hasta las 8 del domingo– y en la calle de Princesa, mañana de 20 a 23 horas y el viernes y el sábado hasta las 3 de la madrugada. Durante la manifestación, a partir de las 16 horas, también se cerrarán la Carrera de San Jerónimo hasta la plaza de Cánovas del Castillo y las calles de Sevilla, Príncipe, Cruz, Ronda de Atocha, Paseo de las Delicias, Castellana (hasta Emilio Castelar) y Goya (entre Colón y Serrano).