Los rottweiler del ataque mortal a un anciano tenían que haber estado atados o encerrados y con chip

El presunto dueño, un vigilante de seguridad de la nave de la que se fugaron, negó que fueran suyos. Los testigos dicen lo contrario

MadridActualizado:

Al final, el anciano de 81 años que sufrió desgarros en las piernas y en los brazos al ser mordido por varios rottweiler –raza considerada potencialmente peligrosa en España– perdió la vida la noche del lunes a causa de la gravedad de las lesiones ocasionadas. Tenía las extremidades en estado catastrófico. Como ya informó ABC, el ataque lo sufrió la víctima, aquejada de alzheimer, cuando caminaba despistada por la calle de Embajadores, situada en la confluencia de la carretera de Villaverde a Vallecas en el distrito de Puente de Vallecas. Fue el sábado pasado poco antes de las 18 horas.

En la nave de cerámica y cementos desde donde, presuntamente se escaparon los tres rottweiler –solo le atacaron dos–, enclavada en el número 470, tenían que haber estado atados los canes, o, en su defecto, estar dentro de un habitáculo con la superficie, altura y adecuado cerramiento. Todo ello para proteger a las personas o animales que accedan al interior o se acerquen. Así lo establece el decreto regional que transpone la normativa estatal incluida en el Real Decreto 287/2002 que desarrolla la Ley 50/1999, sobre el Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos. Ninguno de esos requisitos se cumplían, dado que los perros estaban sueltos. En caso de que ocurra esto, se escapen o alguien los robe, los responsables deben avisar en un plazo máximo de 48 horas. Y, si están en la vía pública, estos animales deben ir con bozal y correa no extensible de menos de 2 metros

En este caso ninguno de los canes estaba registrado, por lo que carecen de microchip y del seguro de responsabilidad civil por daños a terceros. La cobertura no debe ser inferior a los 120.000 euros por cabeza, tal y como contempla la legislación.

La noticia del fallecimiento del anciano se conoció justo un día después de que la titular del juzgado de Instrucción nº 49 en funciones de guardia, dejara en libertad con cargos al supuesto dueño, detenido por la Policía Municipal. Se trata de Herminio A. A., de 49 años. La magistrada le acusó de un supuesto delito de lesiones por imprudencia, una calificación que será modificada ahora por la de homicidio por imprudencia.

El imputado es el vigilante de seguridad de la nave, al que varios testigos señalaron como propietario de los rottwailer a los que utilizaba como guardianes. No obstante, este, en su declaración negó que tuviera la guardia y custodia de los canes. Ahora, las diligencias tratarán de dilucidar quién es el titular. En caso de que el empleado haya mentido se le podrá imputar un presunto delito de obstrucción a la justicia.

Licencia administrativa

Los perros fueron trasladados al Servicio Veterinario Municipal de Urgencias donde, por haber mordido, pasarán 14 días en cuarentena. Luego se decidirá qué hacer con ellos. Uno de los canes que atacó a la víctima fue hallado en una nave y el otro, en la calle. Tuvieron que usar dardos sedantes.

Para tener un perro de una raza potencialmente peligrosa el dueño. además de ser mayor de edad, debe obtener una licencia renovable cada cinco años. Para ello debe de obtener un certificado psicológico y otro físico y no tener, entre otros, antecedentes por homicidio y/o lesiones o delitos contra la libertad sexual.