La consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo
La consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo - MAYA BALANYÁ
ENTREVISTA

Rosalía Gonzalo, a Fomento: «No dejen el Plan de Cercanías en el vagón de cola»

La consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid recuerda que «con el PSOE hubo muchos años sin inversión, y eso se nota»

MADRIDActualizado:

La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructura, Rosalía Gonzalo, sigue con atención los movimientos del nuevo Gobierno de España. Sabe que Madrid, y concretamente su área, se juega mucho en las políticas que se sigan desde el Ministerio de Fomento. Es más, puede hasta cuantificarlo: hay 5.500 millones de euros en inversiones en infraestructuras en el aire, esperando que se mantengan proyectos ya aprobados como el Plan de Cercanías, la variante de la A-1 o la construcción del bus-VAO en la A-2.

¿En qué momento está el Plan de Cercanías?

En octubre nos levantábamos todas las mañanas con titulares de que las Cercanías de Madrid no funcionaban. El sistema de tranportes de la Comunidad es intermodal; en el momento en que no funciona un operador, el resto se te desequilibra. El deterioro de Cercanías vimos que estaba afectando clarísimamente a los otros grandes operadores. Fui al ministro de Fomento y al secretario de Estado y les conté: los datos que ellos tenían no eran alarmantes, el nivel de calidad era de 7 sobre 10, en las encuestas de opinión, pero les dije que una cosa son los parámetros que tú tengas sobre la mesa, y otra es la percepción que se tiene en Madrid, y esa era que esto no está funcionando bien. El ministro, entonces Íñigo De la Serna, se comprometió conmigo a que en marzo lo iba a presentar, y trabajaron hasta en Semana santa para que esto saliera. Presentaron el Plan de Cercanías: 5.000 millones de euros. Ahora, con el cambio de Gobierno, yo tengo que poner en valor el trabajo que se ha hecho. No me gusta exigir, creo que las administraciones tenemos que colaborar de forma institucional. Pero sí hago una llamada de atención: hemos trabajado durante muchos meses, la gente se ha dejado la piel para que este proyecto saliera adelante; no lo dejen ustedes en el vagón de cola, como hicieron con el plan del ministro socialista José Blanco.

¿Ha tenido ya algún contacto con el nuevo ministro, José Luis Ábalos?

Nada, nada.

¿Se ha intentado desde aquí?

Le hice una llamada institucional de felicitación. Él es el ministro de España, Madrid es muy importante, y seguro que lo considerará como tal.

¿Porqué son necesarias estas inversiones?

Llevan mucho tiempo sin invertir en Madrid, hemos pasado una crisis, pero también cuando estuvo el Gobierno del PSOE no hicieron nada. Son muchos años en que no hubo inversión, y eso se nota. Las infraestructuras tienen su vida, esta Comunidad ha crecido mucho, y necesitamos que, ya que estamos fomentando el transporte público, que esté bien. Estamos en el momento de recordar que mientras hemos estado trabajando con el Estado, se ha hecho un trabajo serio, se ha puesto dinero encima de la mesa, y ahora lo que tenemos que hacer es llevarlo a cabo.

¿Está parado el plan?

El plan estaba en marcha, en el momento en que los primeros 600 millones de euros estaban presupuestados. Ahora lo que tienen que hacer en el Ministerio es seguir trabajando como hemos hecho hasta ahora. Yo no puedo decir que está parado. No creo que lo paren: ha habido implicación de mucha gente.

¿Sigue habiendo el mismo nivel de quejas de los usuarios?

No lo sé, yo no recojo esa información. Teníamos la percepción de que el sistema no estaba funcionando. Ahora no nos levantamos todas las mañanas con esto en las portadas de los periódicos. Yo lo que tengo que poner en valor es el trabajo que se ha hecho estos meses. Son más de 5.000 millones de euros, es mucho dinero.

También está pendiente la variante de la A-1

Está pendiente de la declaración de impacto medioambiental del Ministerio. Me consta que Fomento estaba muy en contacto con Medio Ambiente por eso. Ellos tienen los proyectos muy avanzados; lo que tienen que hacer es seguir impulsándolos, pero los proyectos están. Estuve hace unos días recordando en San Sebastián de los Reyes que es un proyecto imprescindible para Madrid, que incluímos en la campaña electoral, que afecta al eje vertebrador norte-sur de la Comunidad de Madrid y de España. Pasa un flujo de 140.000 vehículos al año, y 40.000 en Alcobendas. El otro día me preocupó porque el alcalde de San Sebastián de los Reyes, del PSOE, dijo que esa no era su prioridad. El PP ha apostado por esto, lo necesitamos. Ahora, tienen que proseguir los plazos que tenían ya establecidos en Fomento: la declaración de Medio Ambiente en junio o julio, y empezar a trabajar.

Tercer tema pendiente: la construcción del bus-VAO en la A-2

Eso está para firmar, este mes. Tenía hasta una entrevista con la DGT, porque la firma es de la Comunidad, Fomento y la DGT, que depende de Interior, y el Ayuntamiento, que iba un pelín más retrasado pero lo estaban haciendo. Sólo había que firmar el convenio, la formalización. El proyecto final son 13 millones de euros, y había acuerdo de todos. Hay que firmarlo ya porque supone dar un servicio muy importante a los Ayuntamientos de Torrejón, Coslada, etcétera.

Son en suma unos 5.500 millones de euros en infraestructuras destinados a Madrid y que están en el aire.

Ahí estamos: 5.100 del cercanías, 288,7 millones de la A-1 y 13 del bus-VAO de la A-2.

¿Urge una entrevista con el ministro?

Si. Tengo que esperar a que me llame, y si no en unos días le llamaré yo.

¿Tiene miedo de que se vuelva a los tiempos de otros gobiernos del PSOE en que la inversión para Madrid cayó de manera espectacular?

El miedo es libre, pero creo que el mensaje es muy claro: vamos a trabajar de forma institucional para que Madrid siga siendo el motor del crecimiento económico en España. Y el transporte va acompañado del desarrollo del conjunto de la Comunidad de Madrid. Hay que estar atentos. Yo no voy a parar en decir lo que tengo que decir: que Madrid no se puede convertir en lo que se ha convertido durante muchos años cuando gobernó el PSOE. Las administraciones estamos para resolver, no para hacer un enfrasque político de los que estamos aquí. En Madrid no vamos a perder ni un minuto, y esperamos que así lo hagan los que ahora están gobernando España. Miedo si; es que tenemos un histórico que no favorece a la confianza. Pero tampoco decir que esto no se va a hacer; porque empezaríamos con una bronca, y eso me parece innecesario. Y en política, como en la vida, lo innecesario sobra.

Metro: ¿cómo está evolucionando la crisis por el problema del amianto?

Metro ha pasado momentos complicados en este trimestre. Me gustaría hacer una llamada de agradecimiento a las personas que forman parte de los sindicatos Solidaridad Obrera y UGT, que se han tomado con mucha responsabilidad lo que supone un problema de una crisis interna como consecuencia del conocimiento de estas personas que pueden estar sufriendo una enfermedad laboral por el tema del amianto. También es verdad que hay dos sindicatos que todavía no apoyan la comisión de seguimiento y el plan de desamiantado, CC.OO. y el Sindicato de Maquinistas, y por eso ponen encima de la mesa la huelga. Los políticos tenemos que conseguir que no se enquisten los temas; y no hacer como que no pasa nada: sí pasa, hay huelga y los viajeros la sufren. Hago un llamamiento, el que he hecho desde el minuto cero: queremos que a esa comisión se incorporen todos los sindicatos: en esta casa van a tener las puertas abiertas.

¿Es seguro el Metro, para los viajeros y para los trabajadores?

Por supuesto, lo es para ambos.

La presencia de amianto es inquietante.

Ha sido muy inquietante, pero no voy a contribuir a generar una alarma que no se corresponde con los estudios y análisis cuantificables que está haciendo Metro, que ven que está libre de fibras. Se está haciendo un plan de desamiantado, se están retirado trenes para hacer un estudio pormenorizado en los talleres. Lo que tenemos que hacer los políticos es no generar alarmas, el plan de prevención de riesgos laborales, la formación de los trabajadores, que los informes médicos de estos diagnósticos se hagan bien y que los 145 millones de euros en este caso Metro los ponga. Este tema creo que lo tenemos que hacer con el cuidado y la responsabilidad de que todos hagamos nuestro trabajo.

¿El Ayuntamiento de Madrid ha vuelto a recordar su intención de comprar acciones de Metro, las que vendió en su día?

La concejal del ramo, Inés Sabanés dijo que se estudiara, pero no para hacerlo de forma inmediata. No ha habido más solicitud. Ellos han pedido el estudio técnico, pero no más.

¿La Operación Chamartín puede verse afectada por el cambio de Gobierno?

Eso lo tiene que aprobar el Ayuntamiento de Madrid y sé que están trabajando con el Ministerio de Fomento. Nosotros tendremos que hacer lo que tengamos que hacer, pero cuando nos llegue. Las personas que están en el Ayuntamiento de Madrid están muy acostumbradas a hablar en los periódicos, pero después hay que ponerse los guantes de fregar y resolver las situaciones. Estamos a la espera de que ellos decidan. Cuando nos llegue, evidentemente es una operación que supone muchos puestos de trabajo y mucho crecimiento a la ciudad. Que hagan su trabajo y nosotros luego haremos el nuestro.

¿Cómo son las relaciónes con los vehículos de alquiler con conductor, y con el sector del taxi?

Tuvimos varias reuniones, con ellos y con el sector del taxi. Aquí se hicieron temas importantes, como la señalización, y la inspección para que no hubiera competencia desleal. Y los representantes del taxi lo han valorado. Me pareció oportuno que, tal y como estaba la situación, llegáramos a medidas en que pudiéramos avanzar. Tuvimos varias reuniones y el taxi nos pidió instar al competente, Fomento, para el control de la competencia desleal. Así se hizo. Hay proyectos que ellos quieren llevar a la mesa: taxi compartido, tarifas... Si ellos son capaces de llegar a acuerdos, y estoy segura que si, nosotros podemos liderarlo. Y paralelamente, también he tenido reuniones con las VTC, y tenemos que hacer el equilibrio.