Rita Maestre,junto con todo el equipo de Ahora Madrid durante la rueda de prensa de este viernes
Rita Maestre,junto con todo el equipo de Ahora Madrid durante la rueda de prensa de este viernes - JAIME GARCÍA

Rita Maestre se mantiene en el cargo porque la sentencia «no afecta a su labor»

La alcaldesa, Manuela Carmena, vuelve a reiterar que era un acto de libertad de expresión y subraya que la sentencia no es firme

MADRIDActualizado:

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, se mantendrá en su cargo tras ser condenada por un delito contra los sentimientos religiosos por el que la magistrada del Juzgado de lo Penal número 6, Esther Arranz, le ha impuesto una multa de 12 meses a razón de 12 euros diarios, es decir, 4.320 euros.

Maestre, visiblemente tranquila, ha comparecido en rueda de prensa en la calle Mayor, 71, donde se encuentran las sedes de los grupos municipales. Arropada por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y los concejales del Ayuntamiento ha tomado la palabra: «Sigo defendiendo que la protesta pacífica es una forma de revindicar cambios en la sociedad y de hecho así se han hecho a lo largo de la historia». «Entiendo, entendemos que esto no afecta ni interviene en la labor de portavoz del Ayuntamiento de Madrid y no voy a modificar mi posición como portavoz», ha manifestado con un sonrisa.

La clave para la toma de esta decisión ha sido la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que después de regresar de un viaje de Canarias se ha reunido con la condenada para empujarle a seguir con su carrera política en Cibeles. En ese encuentro también ha estado presente la delegada de Equidad, Marta Higueras, y el núcleo durlo del gabinete de la regidora, Felipe Llamas y Lourdes Menéndez. La exjuez siempre ha mostrado su apoyo a la integrante de Podemos en este episodio que calificó en junio como un acto de «libertad de expresión». «Mi apoyo a Rita Maestre es indiscutible», dijo entonces. Hoy lo ha vuelto a reiterar y ha puesto en cuestión la decisión de la jueza que ha llevado el caso: «Es muy importante hacer constar esa sensación de que la libertad de expresión en este momento, y tal como se deduce del propio texto de la sentencia, ha tenido una interpretación subjetiva. Es interesente matizar que habla de un acto de protesta».

Carmena defiende la «el arrojo» de Maestre

La primera edil ha calificado a Maestre como una «concejal extraordinaria», que ya es su «amiga» y a la que quiere mucho. A juicio de Carmena «no ha habido una ofensa a los sentimientos religiosos, sí unas personas que se han visto ofendidas». El concejal de Seguridad, Javier Barbero, ha declarado que, como católico, no se sintió ofendido en ningún momento, pero que sí le ofende su «sensibilidad religiosa» vender pisos a fondos buitre.

Carmena ha sido contundente: «La sentencia no es firme y se va a recurrir»; «Maestre no ha sido culpable», ha declarado. «Nuestra postura es la que era hace unos meses y la cuestión de fondo también», ha considerado la exjuez. «Lo que nos preocupa mucho es ver que en ese valor tan importante que es la libertad de expresión, y que sin duda los jueces lo tienen que interpretar subjetivamente, estemos viviendo una involución. A Rita Maestre le ha tocado defender la libertad de expresión con su valentía y su arrojo»

Recursos de las partes

La sentencia se ha conocido justo un mes después de celebrarse el juicio. Maestre ha dado trasladado ante los medios de comunicación que recurrirá ante la Audiencia Provincial -tiene un plazo de diez días-. Entiende, según le han asesorado jurídicamente, que hay recorrido para demostrar que los hechos que prueban su participación en la protesta en el oratorio de la universidad no son constitutivos de un delito contra los sentimientos religiosos tipificado en el artículo 524 del Código Penal.

También sopesan recurrir en apelación las acusaciones populares, Alternativa Española y el Centro Jurídico Tomás Moro (CJTM), al considerar que es una condena «simbólica». Ambas partes se han felicitado por el resultado judicial. Lo consideran «un avance para los que defendemos las Libertas Civiles, y los Derechos Humanos», aunque insuficiente, sobre todo teniendo encuenta, arguye el CJTM, que Maestre gana más de 6.700 euros al mes. Lamenta este centro especializado que la sentencia no se pronuncie «contra la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo pedida por la Fiscalía y las acusaciones».

Incumplimiento del código ético de Ahora Madrid

Ya es consabido que el equipo de Ahora Madrid ha hecho c aso omiso de su código ético de cuatro páginas, firmado por todos sus integrantes. En el apartado 1.4 se establece la «renuncia o cese de forma inmediata [...] en casos de acusación judicial por delitos de racismo, xenofobia, violencia de género, homofobia u otros delitos contra los Derechos Humanos o los derechos de las personas trabajadoras». «La situación cuando se constituye la candidatura ya conoce ese dato y se valora y se entiende que no afecta para nada el Código Ético», ha defendido Carmena. Además, dice que en la sentencia no se habla de vulneración religiosa. Su código ético solo habla de imputación, fase en la que aún no se ha dictaminado una sentencia.

Este diario consultó en junio a varios expertos jurídicos en Derechos Humanos y coincidieron en afirmar que Maestre vulneraba el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que recoge: «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión [...], así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia». Este derecho fundamental reconocido internacionalmente está protegido también en la Constitución Española, del mismo modo que la libertad de expresión, el derecho al que da más valor la alcaldesa para defender a la más joven del Ayuntamiento.

Declaraciones en su contra

Se extrae de la sentencia que la juez de lo Penal entiende que Maestre no dijo la verdad en su declaración y resultan contundentes las versiones de los fieles que estaban dentro de la capilla y la del sacerdote, quien dijo que la portavoz municipal «actuaba como si fuera la líder». «El capellán, de cuyo testimonio no existe motivo para dudar, conociendo a Rita porque eran compañeros de clase, sostuvo que al llegar a la capilla el grupo de personas, Rita estaba de las primeras, hablando incluso con ella para que no entrara en la capilla, determina que Rita sabía los hechos que iban a desarrollarse en la capilla, entró de las primeras y participó activamente en los hechos», relata la magistrada.

Considera Esther Arranz que la narración de la ya condenada no era verosímil: «No es lógico ni razonable, que la acusada se sume de manera espontánea y casual a la protesta [...] y adopte una postura activa en los actos que se desarrollan, entrando en primer lugar y siendo una de las mujeres que se puso en círculo alrededor del altar, quitándose la camiseta y quedándose en sujetador».