La región creó 60.012 empresas desde 1998, a un ritmo del 5 por ciento cada año

Dos de cada tres empresas que están instaladas en la Comunidad -en total están censadas 268.387- tienen una antigüedad que no supera los 13 años

ÁNGEL GARCÍA MORENO/
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Comunidad de Madrid está generando en los últimos años un sector empresarial joven y dinámico que, en un porcentaje elevado, se está dirigiendo a actividades de alto componente de valor añadido, como son las relacionadas con las nuevas tecnologías.

Esta es la «fotografía» que se desprende de un informe realizado por la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica y, en concreto, por su Dirección General de Estadística sobre la situación de las empresas en el último ejercicio económico cerrado, es decir, el correspondiente a 2003. El informe, denominado «Directorio de Unidades de Actividad Económica 2003», se basa en los datos aportados en el Registro Mercantil y no incluye por tanto las explotaciones agrarias que en muchos casos no tienen establecimientos censados. En cualquier caso y según el estudio, entre 1998 y 2003 en la Comunidad se han creado un 28,8 por ciento más de empresas en términos netos, lo que supone en cifras absolutas 60.012 nuevas empresas a un ritmo de crecimiento anual de nuevas empresas del 5 por ciento. Sólo el año pasado se crearon en Madrid 33.096, pero si se descuentan las que se dieron de baja, el aumento en términos netos fue de unas 4.300.

Empresas y empleo

En total, el número de empresas censadas en la región se eleva con los datos disponibles a 31 de diciembre de 2003 a 268.387, que dan empleo a un total de 2.122.976 personas. De ese total, el 9,22 por ciento pertenece al sector industrial; el 7,32 por ciento, a la construcción; el 33,46 por ciento, a actividades de comercio, y el 50 por ciento, al resto del sector servicios. En su conjunto, el sector servicios agrupa a más del 83 por ciento del total de empresas.

Sin embargo, desde el punto de vista del empleo, el sector industrial da ocupación prácticamente al 15 por ciento de la población ocupada y aporta al PIB un porcentaje similar. Un dato importante teniendo en cuenta además que en el proceso de creación de nuevas empresas están destacando las de alto valor añadido y, en concreto, las de tecnologías de sectores punta. Juventud y valor añadido se unen así en esta «fotografía» del sector empresarial de Madrid presentado ayer por la viceconsejera de Economía e Innovación Tecnológica, Concepción Guerra, y el director general de Estadística, Jaime García-Legaz.

En cuanto a la «juventud» del tejido empresarial, los datos del estudio revelan que la antigüedad media de las empresas de la región es de solo 12,72 años. Es decir, el 67 por ciento de ellas se constituyó después de 1990. Si nos adelantamos a 1995, nos encontramos con que más de la mitad, en concreto el 53,25 por ciento de las empresas que existen hoy, se ha creado desde 1995.

Los municipios con el mayor porcentaje de nuevas empresas son Majadahonda, Las Rozas y Pozuelo de Alarcón, con una antigüedad media por debajo de los diez años. Ciudades como Alcobendas, Fuenlabrada, Móstoles, Alcalá de Henares o Alcorcón tienen una antigüedad media en torno a los doce años, mientras que Getafe y Leganés se sitúan en los catorce. Las empresas de Madrid capital tienen una antigüedad media de algo más de 13 años. A pesar de ello, un poco más de la mitad (51 por ciento) de las empresas que existen hoy en la capital de España se ha creado después del año 1995.

Nuevas actividades

En cuanto a los sectores de actividad, el informe muestra que en los últimos años se están implantando especialmente actividades relacionadas con alta tecnología. Dentro de ellas destaca especialmente el sector de servicios informáticos y de telecomunicaciones, de tal manera que el 80 por ciento de las empresas creadas después de 1995 pertenecen a estos dos subsectores. Un crecimiento notable lo han tenido también las nuevas empresas relacionadas con la fabricación de maquinaria informática, mobiliario de oficina, construcción, empresas de actividades inmobiliarias y actividades de saneamiento público.

En cuanto al empleo, en el conjunto de las empresas madrileñas está repartido. Las pequeñas empresas, de hasta 10 trabajadores, aportan la cuarta parte del empleo total. Aquellas con una plantilla de entre 10 y 100 trabajadores, el 34 por cieno; las de más de 100 y menos de 500, algo más del 22 por ciento, y otro 20 por ciento las de más de 500. Es decir, existe una concentración de empleo muy importante entre las pequeñas y medianas empresas, pero un nivel tampoco nada desdeñable en las grandes -la cuarta parte del total-. En términos generales, la media de trabajadores de las empresas madrileñas es de casi ocho, pero esta cifra baja hasta los 6,5 ocupados en las de nueva creación.

El estudio de la Comunidad de Madrid ofrece también dos datos interesantes. Por un lado, la existencia de 12.000 empresas dentro de la región que cuentan con más de un establecimiento en el que ejercen su actividad. El otro dato es que existen 359 empresas que tienen su sede central en la región, pero cuyos establecimientos no están ubicados en la Comunidad, es decir, no ejercen ninguna actividad económica en Madrid. De esas 359 empresas, el 82 por ciento se encuentra en la capital de España y, dentro de ellas, más de la mitad -el 60 por ciento- se concentra en el eje del paseo de la Castellana. Es decir, del total de las 359, la mitad está en este eje.

En cuanto a la forma jurídica, más del 61,5 por ciento de las empresas madrileñas son sociedades, y el resto están constituidas por personas físicas. Sin embargo, su aportación al empleo es de tan sólo el 8 por ciento. Entre las sociedades destacan las limitadas -37,67 por ciento- y las anónimas -15,40 por ciento-. El mayor porcentaje de estas últimas se concentra en la industria, mientras que las limitadas son mayoritarias en la construcción y el comercio.

Ejes de expansión

El estudio muestra también lo que denomina las cuatro zonas de expansión económica dentro de la Comunidad teniendo en cuenta la modernidad de las empresa instaladas. Estas cuatro zonas son:

-En el sur de la Comunidad, en las áreas de ampliación de la zona metropolitana, como Valdemoro y Torrejón de la Calzada.

-En la zona oeste, Boadilla del Monte, Brunete, Majadahonda, Las Rozas, Torrelodones, Villanueva de la Cañada y Villaviciosa de Odón y sus respectivas áreas de expansión -Villanueva del Pardillo, Alpedrete y Moralzarzal-. Son zonas en las que hay un gran número de empresas de nueva implantación que acompañan al importante movimiento demográfico que se está produciendo en ellas.

-En el este es zona de expansión el área de difusión del Corredor del Henares y de la capital -Rivas Vaciamadrid y Velilla de San Antonio-.

-Finalmente, existe un incipiente polo de expansión en la sierra norte, en el entorno del Valle de Lozoya.

Preguntada ayer por si la Comunidad va hacia a un proceso de «tercialización» en la región, la viceconsejera, Concepción Guerra, indicó que un objetivo político del Gobierno autónomo es el equilibrio en el crecimiento de los sectores y evitar ese fenómeno. Sin olvidar el comercio y los servicios, indicó, se quiere avanzar hacia una mayor industrialización.