Las autoridades se protegen de las ventolera que provocó un helicóptero durante el desfile en la Puerta del Sol
Las autoridades se protegen de las ventolera que provocó un helicóptero durante el desfile en la Puerta del Sol - JAIME GARCÍA

La recepción de las grandes ausencias

Sólo dos de los seis expresidentes de la región acudieron a la cita de la Puerta del Sol. Tampoco se encontró en los actos del Dos de Mayo a ningún representante de Moncloa

MadridActualizado:

No se encontró ayer a ningún representante del Gobierno central (PSOE) entre el millar de personas que se dieron cita en la Real Casa de Correos con motivo de la conmemoración del levantamiento del Dos de Mayo contra las tropas francesas de Napoleón. Como si no hubiera sido un acontecimiento de alcance internacional que ensalzó el sentimiento de defender al país como uno solo. Ni un solo ministro. Sí que estuvo la delegada del Gobierno en Madrid, MaríaPaz García Vera. Pero en años anteriores sí que han acudido los presidentes nacionales de turno, tanto del PSOE como del PP. Tan sólo se pudo ver a Irene Lozano, la exdiputada de UPyD que Pedro Sánchez llevó a las filas socialistas en 2015, biógrafa de su «Manual de resistencia» y que ocupa su cargo como secretaria de Estado de la España Global. Ni siquiera en el listado de protocolo de la Comunidad de Madrid figuraba como visitante.

Pese al lleno del salón acristalado de la sede regional, no pasó desapercibida la inusual ausencia de la mayor parte de los expresidentes de la Comunidad de Madrid. Tan sólo dos de los seis que se han sucedido desde 1983 en la Puerta del Sol compartieron espacio, codo con codo, en primera fila: Esperanza Aguirre y Ángel Garrido, el que centró, junto a Pablo Casado, todos los focos de atención. La también expresidenta del PP de Madrid desató la curiosidad de los presentes al conversar y reír junto al hombre que hace una semana se pasó al partido deRivera tras 28 años sirviendo a los populares. No deslizó ninguna crítica hacia él, pero sí cargó contra el actual presidente del PP, cuando se bajó de sus tacones y se ajustó unas manoletinas para abandonar el acto.

El resto de exlíderes regionales, salvo Ignacio González, a quien no se le invitó por su implicación en la operación Lezo, declinó personarse. Ni Joaquín Leguina (PSOE), ni Alberto Ruiz-Gallardón (PP), ni Cristina Cifuentes (PP) acudieron a la cita. La que también fuera delegada del Gobierno en Madrid colgó desde su cuenta de Instagram una felicitación de la fiesta con la sintonía de fondo de Cold Play «Viva la vida», cuyas letras contienen frases como «yo solía gobernar el mundo» o «los revolucionarios esperan mi cabeza en una bandeja de plata».

Pese a estas grandes faltas, y la de la escasez de comida y bebida, queja compartida por el público, no cabía un alfiler en la sede regional. Estaba a rebosar. Más de lo habitual. Se palpaba el clima preelectoral con las zarzuelas de fondo al echar la cuenta del abultado número de representantes del equipo que ahora lidera Pedro Rollán en la Asamblea madrileña y del Gobierno que encabeza Manuela Carmena en la capital.

Baile de candidatos

El baile de candidatos que se medirán en las urnas el próximo 26 de mayo era palpable. La mayoría se relacionaba entre sí con la gente de sus filas y poco con los rivales. Por la carrera a la Asamblea estaban Isabel Díaz Ayuso (PP); Ángel Gabilondo (PSOE); Íñigo Errejón (Más Madrid); Ignacio Aguado (Ciudadanos), Rocío Monasterio (Vox) y la silla vacía de Isabel Serra (Podemos) que ocupó el consorte de la presidenta de Vox Madrid, Iván Espinosa de los Monteros. Serra quiso protestar así por la entrega de Medallas que la Comunidad concedió a El Corte Inglés y a Metro, pero su gesto pasó desapercibido.

En la esfera municipal cobraron el protagonismo los alcaldables José Luis Martínez-Almeida (PP); Pepu Hernández (PSOE); Begoña Villacís (Cs); Carlos Sánchez Mato (Madrid en Pie), y Javier Ortega Smith (Vox). A estos dos últimos, que ni siquiera se saludaron por sus ideales antagónicos, los sentaron juntos.

Casado llegó como un torbellino, acompañado de su jefe de gabinete, Javier Fernández-Lasquetty, quien tras el fiasco electoral se ha quedado fuera de las listas de Madrid al Congreso, y Andrea Levy. Muchos de los diputados y concejales del PP se acercaron a su líder aprovechando la presencia de los flashes y las cámaras.