Un hombre rebusca entre la basura en Orcasitas, ayer
Un hombre rebusca entre la basura en Orcasitas, ayer - DE SAN BERNARDO

Rebelión del «Detroit» del sur de Madrid contra la degradación

Los distritos más deprimidos reclaman a Carmena un plan urgente de actuación

MADRIDActualizado:

Las 23 asociaciones de vecinos de los distritos del sur de la capital han elaborado un informe en el que alertan de la situación de precariedad y abandono en que se encuentran sus vecinos, que suman más de un millón de personas. Los representantes de Usera, Villaverde, Puente y Villa de Vallecas y Carabanchel, y también zonas del este de Madrid más deprimidas, como San Blas y Vicálvaro, exigen al Ayuntamiento que «frene la degradación» en los barrios. Con este fin, han elaborado un manifiesto que analizarán y debatirán hoy en unas jornadas en la Caja Mágica, de 10 a 14 horas.

Las reclamaciones son muy diversas, aunque la mayoría pivotan sobre una realidad: el índice de paro y pobreza de sus habitantes. Un desequilibrio que se produce por el «desmantelamiento industrial y el goteo incesante de cierres de empresas, que ha generado no solo la pérdida de miles de puestos de trabajo, sino también de cualquier expectativa de futuro». Esto, dice el tejido asociativo, «ha dado lugar a una suerte de Detroit madrileño, de ciudad sobrante o periferia de sumidero».

Se quejan de que sus barrios son el contenedor de «numerosas infraestructuras molestas y contaminantes, como la estación de mercancías del Abroñigal, el nudo sur de la M-30, el nudo supersur de la M-40, la depuradora de La China o la incineradora de Valdemingómez».

Han elaborado la «Carta del Sur», en la que llaman la atención al Gobierno de Manuela Carmena (que, por cierto, cosechó la mayoría de sus votos en estos distritos) para que aborde las «demandas y necesidades no atendidas desde antiguo y deje de dar prioridad a otros ámbitos de la ciudad, más por oportunidad económica que por necesidad social».

Plan estratégico

La primera medida que piden es «la creación inmediata de una oficina para la formulación de un plan estratégico para los barrios del sur, dotándola de un presupuesto suficiente y de un estatuto de funcionamiento que garantice la participación efectiva de la población afectada y el seguimiento y control popular de su ejecución».

Los datos son apabullantes, según esta Asamblea por los Barrios del Sur. Usera, Puente de Vallecas y Villaverde acumulan los «mayores niveles de empobrecimiento de la ciudad». Un ejemplo que estremece: la esperanza de vida en esos barrios, también en Villa de Vallecas, es dos años menor que en la media del municipio (80 años). Más:la tasa de paro en Villaverde, del 11,9%, es tres puntos superior a la del conjunto de la ciudad.

En todo ello tiene mucho que ver la economía. Si la renta anual media de los hogares madrileños es de 40.440 euros, en Usera es de 24.059 y en Puente de Vallecas, de 23.405. Y qué decir de las pensiones: las mujeres cobran en la capital una media de 858,8 euros al mes, frente a los 700 de Usera y los 671 de Puente de Vallecas.

«Narcopisos» y desahucios

«El sur –dice el documento de análisis, al que ha tenido acceso ABC– tiene derecho a ser ciudad, porque los barrios periféricos no tienen por qué estar configurados subsidiariamente desde ningún centro».

No esquiva esta «Carta del Sur» la grave problemática de la inseguridad: «La articulación entre pisos vacíos derivados de la burbuja inmobiliaria, desahucios, ocupaciones mafiosas y el traslado al sur del mercado de la droga y la generación de narcopisos no implican solo el traslado de elementos perniciosos que la ciudad rechaza, sino la desestructuración del tejido social».