Rajoy planteará «ya» una reforma de la Ley del Menor y del Código Penal

Granados no entiende que el ministro de Justicia no asuma que la normativa no funciona: «Los políticos no están para resignarse»

M. OLIVER | MADRID
Actualizado:

La irrefrenable actividad delictiva de «El Rafita» obligó ayer a la clase política a volver a salir a la palestra. Horas antes de que el joven saliese en libertad, tras haber pasado por el Juzgado de Instrucción número 31, Mariano Rajoy decidió saltar al ruedo y volver a reclamar una reforma de la Ley del Menor. El presidente del PP, que ya se había postulado hace unas semanas a favor del cambio en la normativa, considera «inaceptable y una burla a los ciudadanos» el hecho de que «algunas personas, por llamarlas así, puedan volver a delinquir y queden impunes».

«Entran por una puerta y salen por otra», dijo ayer. Por este motivo, afirmó que va a plantear «ya» una reforma de la Ley del Menor así como del Código Penal para que la reincidencia en los delitos «lleve aparejado el ingreso en prisión». Rajoy aseguró que la seguridad ciudadana debe ser «básica» para el Estado, porque para ello «pagan impuestos» los españoles. Cree que lo que no se debe producir es una «alarma social con delincuentes que, incluso, han participado en el asesinato de una niña».

Ley Enjuiciamiento Criminal

En la misma línea se manifestó el día anterior el consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados. Ayer, sin embargo, se mostró «sorprendido» por las palabras del ministro Francisco Caamaño, que daba a entender que no tenía intención de reformar la normativa ya que consideraba que el asunto de «El Rafita» era un «caso aislado». «Creo que los políticos no estamos para resignarnos sino para tomar medidas cuando se producen situaciones con las que la inmensa mayoría de los ciudadanos no están de acuerdo».

El secretario general de los socialistas madrileños también se unió al coro de voces que exige cambios legales en este tipo de actuaciones. Tomás Gómez, en este caso, pidió al Gobierno reformas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal para evitar que casos como el de «El Rafita» vuelvan a producirse. «Si aquella condena que tuvo de acuerdo a la Ley del Menor se pudiese computar con los nuevos delitos, con uno más que hubiese cometido siendo menor de edad no estaría en libertad».