A la izquierda, pintadas a favor de ETA; al lado, la amenaza contra un vecino por colgar la bandera de España
A la izquierda, pintadas a favor de ETA; al lado, la amenaza contra un vecino por colgar la bandera de España - JOSÉ RAMÓN LADRA/ABC

Radicalismo en un barrio de Madrid: ultraje a la bandera de España y pintadas proetarras

En apenas unos meses, los vecinos han visto cómo se atacaba a un hombre por colgar una enseña y se amenazaba a una víctima de ETA que impartió una conferencia en un instituto

MadridActualizado:

Dos episodios desagradables han alterado la vida tranquila en el entorno del Barrio del Pilar, al norte de la capital. En los últimos meses han visto cómo un vecino fue amenazado por colgar una bandera de España y, tiempo después, aparecieron pintadas proetarras en contra de una víctima del terrorismo. Si bien la Policía lo considera como hechos aislados, los residentes de la zona muestran su preocupación por el auge de estos radicalismos.

El suceso más reciente ocurrió la semana pasada, con la visita al Instituto de Educación Secundaria Isaac Newton de Cristina Cuesta Gorodosti, hija del delegado de Telefónica en Guipúzcoa Enrique Cuesta Jiménez, asesinado por ETA en 1982. Como la reminiscencia de un tiempo oscuro que ya parecía olvidado, el exterior del centro educativo amaneció con consignas proetarras. «Euskal presoak, amnistía osoa» (Presos vascos, amnistía total), «El estudiantado está harto del cuento heredado del franquismo, ¡abajo el régimen del 78!» o «Traer a dar conferencias a afectados por el terrorismo español», fueron algunas de las soflamas.

Como informó ABC, dos individuos cubiertos con pasamontañas y gorras perpetraron el ataque. Accedieron por la pared colindante a una iglesia –el punto más débil para sortear la valla– y, una vez dentro, se repartieron los roles. Mientras uno vigilaba cualquier movimiento, el otro acometía las pintadas, en una «función» que solo duró 15 minutos. Fuentes policiales investigan el suceso, si bien no lo relacionan con ningún grupo organizado.

La víctima, que aseguró que fue unas de las charlas con mayor agradecimiento de los alumnos, no quiso generalizar e hizo gala de su espíritu conciliador. «Me habría encantado que las personas que las hicieron [las pintadas] hubieran estado para poder debatir con ellos», declaró Cuesta Gorodosti a este periódico. «Yo no puedo educar a mi hijo en el odio porque estaría perpetuando la cadena», añadió sobre la necesidad de educar a las generaciones futuras.

«Fuera españolista»

Pero este fanatismo no era nuevo en el barrio. Hace meses, en junio, un vecino de un bloque de viviendas de la calle de Valdevarnes fue amenazado con pintadas por colgar una bandera de España. «Fuera españolistas de Sakonia. Quita la bandera. Primer aviso», escribieron en la pared en color rojo y negro. Además, se señalaba expresamente el lugar de residencia de la víctima.

Como con las consignas a favor de ETA, estas amenazas pillaron de sorpresa al barrio, preocupados por las conductas radicales que crecen en la zona. «Es bastante lamentable que en tu propio país te encuentres con esas situaciones», dijo entonces el afectado. En otra zona del Barrio de Pilar, además, se vivió otro suceso desagradable cuando un balcón fue apedreado por colgar una bandera independentista, en pleno órdago secesionista en Cataluña.