El radar del kilómetro 27 de la M-30, ayer, ya instalado pero aún sin funcionamiento
El radar del kilómetro 27 de la M-30, ayer, ya instalado pero aún sin funcionamiento - JOSÉ RAMÓN LADRA

El radar multicarril de la avenida de la Ilustración volverá a activarse el lunes

Situado en el kilómetro 27 de la M-30, quedó sin uso tras un accidente en 2018. El nuevo control entrará en vigor en fase de aviso hasta el 6 de octubre

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un aparatoso accidente dejó sin funcionamiento, el año pasado, el radar de la avenida de la Ilustración. Tras su sustitución por un sistema más moderno, el Ayuntamiento de la capital volverá a activar el próximo lunes este control situado en el kilómetro 27 de la calzada exterior de la M-30 en sentido este-oeste, según adelantaron a ABC fuentes municipales. El cinemómetro permanecerá en fase de aviso desde el 5 de agosto hasta el próximo 6 de octubre, tal y como indica el artículo 247 de la Ordenanza de Movilidad Sostenible.

Se recupera así uno de los 29 radares fijos que controla la Dirección General de Gestión y Vigilancia de la Circulación en toda la ciudad. En total, los radares madrileños captaron a más de medio millón de infractores en 2018. Esto se tradujo en más de 50 millones de euros recaudados en todo el año pasado.

Este punto, por el que pasan al día 31.000 vehículos al día, será vigilado por un radar multicarril, que será capaz de detectar los excesos de velocidad en toda la calzada, en vez de fotografiar un solo carril, como hacía el anterior dispositivo. En los últimos años, hasta que se produjo el siniestro, el radar llegó a capturar más de 4.000 infractores por ejercicio. Así, en 2015 puso 4.829 denuncias; en 2014 sancionó a 5.337 personas; en 2016 multó a 7.472 conductores; y en 2017 tramitó 4.614 multas.

Desde el lunes, no obstante, se pondrá en marcha la fase informativa, por lo que los excesos de velocidad detectados por este radar no implicarán una sanción económica, sino que se enviará una comunicación. En ella se explicará el tipo de multa a la que se expone el conductor que comete la infracción, los puntos que le serían retirados, la cuantía de la denuncia, la fecha en la que está prevista la activación del dispositivo y la importancia de respetar la ordenanza de tráfico para garantizar la seguridad y la convivencia vial.

Será a partir del 6 de octubre, incluido, cuando ya comience el periodo sancionador. Los infractores tendrán que pagar una multa de un mínimo de 100 euros por superar los 90 kilómetros hora a los que está limitada la vía.

Cambio de hábitos

Aunque el control de velocidad ya existía anteriormente en el kilómetro 27 de la M-30, el Consistorio ha optado por establecer un nuevo periodo de prueba porque las características del nuevo radar son diferentes. Al ser capaz de rastrear todos los carriles en vez de uno, se considera que se deben volver a acostumbrar los hábitos de los conductores.

Este periodo de aviso de dos meses también se aplicó durante la instalación del radar de tramo de la A-5 en sentido salida. Este dispositivo comenzó a vigilar desde el pasado febrero la velocidad a los 125.000 vehículos que cruzan el barrio de Batán a diario, pero no empezó a multar hasta abril. La anterior corporación, encabezada por el gobierno de Manuela Carmena (Ahora Madrid), pretendía transformar esta carretera en una vía urbana y reducir el límite de 70 kilómetros por hora a 50 kilómetros por hora.

Sin embargo, el equipo liderado por el alcalde popular José Luis Martínez-Almeida prefiere apaciguar el ruido y eliminar la brecha del barrio con otra estrategia: soterrando esta vía y creando sobre ella una zona verde. Mientras el proyecto se licita y se lleva a cabo, el control de velocidad continuará limitado a 70 kilómetros por hora.