Madrid en la red, territorio «quedada»

La región se presta cada día a múltiples citas por grupos de personas que comparten un interés: sexo, coches, beber, animales y tricotar son algunos nexos a través de internet

madrid Actualizado:

Compartir un modelo de coche; tener un mismo tipo de animal de compañía; ser aficionado a un deporte; querer desfogarsecarnalmente sin compromiso, incluso poniendo un adorno en la cornamenta al compañero sentimental; hacer amigos; contar con el mismo estado civil, o incluso hablar de todo un poco mientras se hace punto son algunos de los centenares de motivos que unen a miles de personas en las calles de la región diariamente.

Si los más de 8.000 kilómetros cuadrados que componen la Comunidad de Madrid dan para mucho, más aún lo hace la imaginación, internet y las ganas de conocer gente.

Cualquier motivo se encuentra en la red

Las iniciativas o excusas para dar rienda suelta a la vida social y al derecho protegido constitucionalmente de reunión son múltiples en la red, sobre todo para los fines de semana. Prueben a buscar una quedada en Madrid por un motivo: plantas, insectos, fotografía, cocina, “shopping”, motos, tunning, nudismo, mecánica, … Las posibilidades son infinitas. Por supuesto, si se incorpora la palabra sexo o infidelidad, las páginas de los buscadores se desorbitan en número.

Al margen de los foros, ya hay páginas especializadas para determinados encuentros en la región. Los que mejor se lo montan son los “singles”, los solteros, vamos. www.singlesmadrid.es es una red social que reúne a cerca de 40.000 personas de Madrid que cada día pueden tener un buen plan si gustan: viajes, citas para encontrar pareja, excursiones, cenas, comidas, bailes y un sinfín de propuestas. No obstante, divorciados, viudos o familias monoparentales también intentan encontrar amigos en su misma situación por la red de redes.

Citas curiosas

Hay quedadas de lo más curiosas, por ejemplo la que cada segundo jueves de mes tiene lugar en la cafetería de la Pecera del Círculo de Bellas Artes. Desde hace más de un par de años se encuentran una decena de mujeres de una media de edad de 50 años para hacer punto. Se la conoce como la Tertulia Madrileña de Punto. Allí pasan horas mientras hablan de la vida compaginándolo con hacer punto de media, malla, agujeta, calceta, tricotar, tejer, tejer a dos agujas, tejer a palillo... Pese a lo estrambótico de la reunión, estas originales mujeres pasan desapercibidas.

Sidroquedadas en auge

Las sidroquedadas mensuales y casi semanales que van moviéndose por todo el territorio hostelero asturiano de Madrid a lo largo del año cada vez ganan más adeptos. Éstas se celebran desde hace una década. Si en sus inicios se organizaban una o cinco quedadas de este tipo anuales, ahora se llegan a celebrar más de una veintena. Comer y beber productos del Principado y hacer amigos (o lo que surja) son los ingredientes fundamentales para la clave del éxito de las mismas.

Los coches, las motos, ya sea por tener un mismo modelo de vehículo, o tunear el automóvil son otros de los temas que más citas suscitan encuentros en el asfalto.

Militares disparando

No se extrañen tampoco si ven un día por la calle a decenas de personas paseando al compás sus canes. Ya va por la quinta quedada perruna, apodada como «Perros viajando por Madrid», que persigue la finalidad de reivindicar que estos animales puedan acceder a lugares y espacios de uso público. Pero no se asombren si en vez de perros ven cobayas, hurones o conejos.

Son comunes además los encuentros entre los amantes del videojuego, los del «paintball» o el «airsoft», así que alertados quedan de poder encontrarse en mitad del campo a un militar cargado con su ametralladora dispuesto a acabar con su equipo rival.

Sin ir más lejos, el pasado sábado se dieron cita en el intercambiador de Príncipe Pío un grupo de jóvenes para jugar con su videoconsola. Apenas llevan un año realizando este tipo de actos, pero ya tienen sus simpatizantes. Son el comando 3DS.

Este artículo se queda corto para el gran abanico de posibilidades que acoge la búsqueda «quedada en Madrid». Si aún no han encontrado su grupo -complicado si no está al margen de la ley- y quieren encontrar gente afín, ya saben, anímense.